Redacción Monsviridis– El equipo de abogados que defenderá al expresidente Donald Trump la próxima semana durante el juicio político en su contra, planea enseñar fotos y gráficos como evidencia que sirva para demostrar que el ataque al capitolio no fue el resultado de una incitación a la insurrección.

 “Colocaremos imágenes en las que se pueda ver que el ataque al Capitolio ya estaba comenzando antes de que el presidente Trump incluso comenzara su discurso”, afirmó Jason Miller, quien trabajó como asesor principal de la campaña de reelección de Trump.

Como señala el Washington Examiner, Miller afirmó que el discurso de Trump en un mitin ‘Stop the Steal’ alentó a miles de sus simpatizantes para que llegaran hasta Washington D.C. a brindarle su apoyo de manera pacífica y verbal.

“Tendría que ser tan tonto para haber visto al presidente Trump durante los últimos cinco años y no darse cuenta de que es el presidente más pro-ley y orden de todos los tiempos y que deplora cualquier tipo de violencia de la mafia”, aseguró el exasesor de Trump.

El 6 de enero, mientras el Congreso adelantaba una sesión conjunta para certificar los resultados electorales que dieron por ganador a Joe Biden, se llevaron a cabo en varias de las legislaturas estatales de todos los Estados Unidos mítines en favor de Trump. A excepción de los hechos ocurridos en D. C., en ningún otro estado se registraron disturbios.

El pasado 13 de enero 10 legisladores republicanos se unieron a los demócratas para acusar a Trump alegando cargos por supuestamente incitar a la insurrección.

Le recomendamos:

De acuerdo con los demócratas que presentaron el artículo de juicio político, el mitin de Trump provocó que una multitud enojada asaltara el Capitolio y pusiera en peligro las vidas de los congresistas que estaban votando para certificar el resultado de las elecciones de 2020.

Previo a los ataques del Capitolio, el representante republicano Mo Brooks compartió información relevante a modo de evidencia en la cual se podía observar que el grupo radical de izquierda Antifa, habría estado detrás de la planeación de los ataques al Congreso.

Según declaró una fuente de la Policía a New York Post, varios miembros reconocidos que hacen parte de la organización fueron vistos entre la multitud de partidarios de Trump, algunos de ellos se habrían infiltrado entre los presentes portando ropa distintiva proTrump.

Mientras tanto, Miller afirmó que una cronología de los eventos ocurridos ese día sería suficiente para demostrar que Trump no habría sido el responsable de las acciones de la mafia. “Hemos visto informes públicos de la policía, el FBI y todo tipo de otros medios de que gran parte de esta planificación se hizo con mucha anticipación”, señaló.

Miller agregó que el equipo de defensa de Trump espera enseñar una línea de tiempo del News York Times para objetar los cargos impuestos contra el expresidente en el próximo juicio programado en el Senado.

De acuerdo con el equipo legal de Trump, el juicio es inconstitucional dado que el expresidente no ocupa ningún cargo del cual pueda ser destituido. Para poder obtener una condena, el Senado requiere el voto de un tercio de sus miembros.

César Munera – Monsviridis.com