Redacción Monsviridis – El exsecretario de Estado Mike Pompeo, cuestionó el papel de la Organización Mundial de la Salud luego de tomar la decisión de descartar la investigación sobre el origen del virus en un laboratorio de Wuhan, siendo calificado por los investigadores como “extremadamente improbable”.

“Debo decir que la razón por la que dejamos la Organización Mundial de la Salud fue porque llegamos a creer que era corrupta”, afirmó Pompeo durante una entrevista en el programa America’s Newsroom de Fox News.

Para el exsecretario de Estado, “nada” ha cambiado su creencia de que el virus provino de un laboratorio en Wuhan, enfatizando que “hay pruebas significativas” que corroboran esa teoría. 

Sin embargo dijo que el organismo de la ONU influido políticamente, fue hasta China a “arrodillarse ante el secretario general Xi Jinping”.

Pompeo se mostró escéptico frente a las últimas declaraciones del equipo de investigadores de la OMS, el cual reforzó la idea de que el virus había sido transportado desde el exterior hasta Wuhan, apareciendo por primera vez en productos congelados.

“Esperaré ver sus informes y análisis. Pero no creo que hayan obtenido el acceso que necesitaban”, afirmó el exfuncionario.

De acuerdo con The Telegraph, para el equipo de expertos de la OMS, la evidencia apunta a que el virus se ha transmitido de animales a humanos. También han considerado la probabilidad de que el virus se haya introducido desde fuera, tal teoría representa los esfuerzos de funcionarios chinos interesados en desviar la atención sobre un posible origen del virus Sars-Cov-2 en China.

“Espero que puedan ver todos los datos y la ciencia, en el laboratorio, hablar con los médicos, entrevistarlos… en privado en lugares donde puedan decir la verdad sobre lo que ocurrió, no bajo la supervisión de una persona del partido comunista sentada en el fondo de la sala asegurándose de que se ajustan a la línea del partido comunista”, dijo Pompeo al presentador Bill Hemmer.

Le recomendamos: 

Cabe recordar que el año pasado, el régimen chino impidió la entrada de los investigadores de la OMS a Wuhan durante varios meses y solo pudieron hacerlo hasta mediados de enero de este año.

Durante los últimos días de la administración Trump, Pomeo afirmó que en el laboratorio de Wuhan, se han realizado investigaciones clasificadas, incluidos experimentos con animales de laboratorio, en nombre del ejército chino desde desde por lo menos el 2017, enfatizando la relevancia de dichas investigaciones para encontrar la fuente del virus PCCh.

Por su parte, el régimen chino ha insistido en que se aborde una investigación del virus en EE: UU. De acuerdo con un informe del Global Times, periódico propagandístico financiado por el régimen chino, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, sugirió a la OMS que ahora deberían de investigar el origen del virus en EE. UU.

El pasado 7 de febrero, el embajador chino en Estados Unidos, Cui Tiankai, aseguró durante una entrevista con CNN que no había evidencia de que el virus había escapado de un laboratorio de Wuhan, añadiendo que era necesario continuar realizando seguimientos en todo el mundo para rastrear el origen del virus.

Mientras tanto, Pompeo instó a la administración de Biden para que permanezca atenta a la amenaza del régimen chino.

“No deberíamos preocuparnos por los sentimientos del general Xi Jinping”, señaló Pompeo. “Debemos preocuparnos por proteger al pueblo estadounidense (…) Tenemos que enfrentar el desafío que el Partido Comunista Chino está presentando a Estados Unidos y al mundo”.

César Munera – Monsviridis