Redacción Monsviridis– La representante Debbie Lesko, republicana de Arizona, es la más reciente adhesión al movimiento de congresistas que exigen al Departamento de Justicia (DOJ, por la sigla en inglés) un abogado especial para investigar a Hunter Biden, el hijo del candidato demócrata presidencial, Joe Biden.

Un vocero de Lesko dijo que ella envió una carta a principios de este mes, argumentando que un abogado especial sería la única manera de asegurar una investigación exhaustiva sobre las múltiples acusaciones de corrupción que señalan a los Biden, de acuerdo con Fox News del 28 de diciembre. 

Lesko respondió a un tuit del representante Andy Biggs (R-AZ), quien ya es parte de los congresistas unidos en esta causa, compartiendo su apoyo a una investigación especial. 

Biggs ya denunciaba el 22 de octubre los vínculos de los Biden en la compleja trama de corrupción con la que ganaron miles de millones de dólares. Los polémicos negocios se iniciaron desde que Joe Biden ejerciera el cargo de vicepresidente de Estados Unidos. 

“ESTA NOCHE: Me uniré a Don Bongino en [el programa] HANNITY para hablar de mi continua solicitud de un abogado especial para investigar a los Bidens. Los americanos deben estar seguros de que tenemos justicia y responsabilidad por cualquier corrupción y maldad”, había escrito Biggs. 

Asimismo, la senadora Kelly Loeffler se unió a los senadores Tom Cotton (R-AC) y  Lindsey Graham (R-SC) en el pedido del abogado especial. Graham menciona esta opción el 6 de septiembre.

Le recomendamos:

Por su parte, el presidente Donald Trump consultó con el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, y con otros funcionarios sobre la posibilidad de asignar un fiscal especial para investigar la actividad financiera sospechosa de Biden, según informes del 15 de diciembre.

El New York Post destapó el 15 de octubre una escandalosa fuente de decenas de miles de datos que involucran a varios miembros de la familia Biden en graves hechos de corrupción con gobiernos de varios países y especialmente con el Partido Comunista de China (PCCh). 

Aunque el FBI dispone de información sobre los supuestos delitos de los Biden desde el 2015 aún no ha reportado resultados, generando frustración entre los congresistas y los demás estadounidenses.  

Recientemente Hunter Biden y su tío Jim fueron citados por los fiscales de Delaware para que aclaren asuntos fiscales, que podrían implicar hasta lavado de activos. 

Hasta ahora Joe Biden ha eludido las declaraciones sobre el preocupante caso, que es ignorado por los grandes medios y considerado por los demócratas como “desinformación rusa”.

José Hermosa – Monsviridis.com