Redacción MonsviridisLa exembajadora de los Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, unió su voz de protesta a la de varios  legisladores, contra la tiranía de Twitter, y declaró que ese tipo de censura es similar a la del Partido Comunista de China (PCCh), según Fox News del 9 de enero.

El abuso de los gigantes tecnológicos alcanzó un nivel nunca visto, al borrar tuits y cerrar cuentas del presidente Donald Trump, de varios defensores de la legitimidad electoral y de usuarios que defienden la libertad de expresión.

“Silenciar a la gente, por no hablar del Presidente de los EE. UU., es lo que pasa en China, no en nuestro país”, tuiteó Haley, y agregó el hashtag ‘Increíble’.

Por su parte el representante Jim Jordan, republicano de Ohio, lamentó los incidentes presentados el 6 de enero en Washington D.C. usados por Twitter para justificar sus controvertidas censuras y reprochó la represión a la libertad de expresión.

“Pero cancelar el discurso conservador no promoverá la unidad y la curación”, declaró Jordan.

En este mismo sentido se pronunció el representante republicano de Florida, Matt Gaetz, al señalar: “La tiranía de la gran tecnología se está desarrollando ante nuestros ojos”, en uno de sus tuits.

Haley en particular ha denunciado los abusos del PCCh, al que considera un parásito que se nutre de los Estados Unidos, por lo que instó a los estadounidenses a despertar a esa realidad.

Le recomendamos:

“El problema es despertar, América. Esto no es nada pequeño. China ha querido dominar el mundo durante mucho tiempo. Quieren derrocar a Estados Unidos, y casi lo logran con el coronavirus [virus del PCCh]”, advirtió el 21 de diciembre, según Fox News.

Además de culpar al PCCh de perjudicar a EE. UU. con la dispersión del virus PCCh, se refirió a ellos en el campo humanitario: “Son los mayores violadores de los derechos humanos”. 

En este contexto resulta oportuno señalar la agenda izquierdista que desarrollan los gigantes tecnológicos basados en Silicon Valley.

Así, algunos analistas criticaron la rapidez de Twitter al cerrar las cuentas del presidente Trump, pero que no se molestó en cerrar la cuenta de la Embajada de China en Estados Unidos por un tuit en el que se ufanaban de la persecución de los miembros de la etnia uigur, llamando a las mujeres “máquinas de hacer bebés”.

“El estudio muestra que en el proceso de erradicación del extremismo [de la pacífica y maltratada etnia] de las mentes de las mujeres uigures de Xinjiang se emanciparon, y se promovió la igualdad de género y la salud reproductiva, haciendo que dejaran de ser máquinas de hacer bebés”, escribió la embajada, sin que al parecer rompiera las reglas arbitrarias de Twitter.

José Hermosa – Monsviridis.com