Redacción MonsviridisLos representantes republicanos Tom Tiffany y Scott Perry, han presentado una legislación el martes solicitando al gobierno federal estadounidense que abandone su “política de una sola China” y reanude las relaciones diplomáticas formales con Taiwán sin intermediar con el régimen comunista chino.

El proyecto de ley recientemente presentado por los legisladores republicanos, también solicita a la administración Biden que apoye la membresía de Taiwán en organizaciones internacionales y que inicie negociaciones con Taipei sobre la elaboración de un Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Taiwán. Lo que incluye también, que Estados Unidos nombre un embajador en Taiwán y reciba un embajador de Taiwán en Estados Unidos. 

Según una publicación realizada por Tiffany desde su página web oficial, los presidentes estadounidenses han repetido frecuentemente el discurso falaz de Beijing que asegura que Taiwán es parte de la China comunista, a pesar que sus ciudadanos no lo consideran cierto.

“Como nación independiente que colabora con orgullo con Taiwán en una amplia gama de temas, ya es hora de que Estados Unidos ejerciera nuestro derecho soberano de declarar lo que el mundo sabe que es verdad: Taiwán es un país independiente, y lo ha sido durante más de 70 años”, aseguró Perry. 

Estados Unidos mantuvo relaciones diplomáticas normales con el gobierno de Taiwán hasta 1979, cuando el entonces presidente Jimmy Carter cortó abruptamente los lazos formales con Taipei y reconoció al régimen comunista en Beijing.

Actualmente, Estados Unidos no es un aliado diplomático formal de Taiwán, ya que Washington cambió su reconocimiento diplomático a favor de Beijing en 1979. Desde entonces, Estados Unidos ha mantenido una relación no diplomática con Taiwán basada en la Ley de Relaciones con Taiwán (TRA). 

Le recomendamos:

Sin embargo, en casos aislados como durante la administración Trump, Estados Unidos mantuvo un contacto muy estrecho con las autoridades taiwanesas y manifestó su apoyo incondicional en su defensa contra los atropellos del régimen comunista chino. 

Esta situación se mantiene en pausa con la nueva administración del presidente demócrata Joe Biden, quien aún no parece dar señales concretas de sus intenciones políticas para con el régimen comunista chino. Aunque se espera, debido a su agenda globalista y de izquierda en común, que el trato de Biden hacia china sea sumamente permisivo.

“Taiwán es un país libre, democrático e independiente, y es hora de que la política estadounidense refleje ese hecho”, agregó Tiffany. “Es hora de acabar con esta política obsoleta”.

Por su lado, el régimen chino reclama a Taiwán como parte de su territorio y ha amenazado con unir la isla con el continente mediante una acción militar. Sin embargo, Taiwán es una nación independiente de facto con su propio gobierno democrático, constitución y ejército. Pero lamentablemente está bajo la mira del régimen dictatorial chino, que en su afán de poder amenaza con invadir y dar por finalizada la relativa independencia de Taiwán.

Andrés Vacca– Monsviridis.com