Redacción Monsviridis– Tras un año en que la administración Trump logró poner frenos al avasallamiento del régimen comunista chino en la economía mundial, implementando nuevas reglas, sanciones y limitaciones sobre todo a grandes empresas ligadas al ejército y a la inteligencia del Partido Comunista Chino (PCCh), ahora el régimen pretende contraatacar lanzando amenazas contra “cualquier país” que imponga restricciones a sus empresas diseminadas por todo el mundo. 

El Ministerio de Comercio de China anunció el sábado que las nuevas reglas sobre la ‘aplicación extraterritorial injustificada de la legislación extranjera’ entran en vigencia de inmediato. A través de su nuevo pronunciamiento, el régimen insta a prohibir que las empresas cumplan con las leyes extranjeras que prohíben las transacciones con empresas e individuos chinos, con vigencia inmediata, según reportó Fox News.

La orden emitida por China es la última de una serie de esfuerzos para contrarrestar el impacto de las acciones comerciales impuestas por la administración Trump para poner un freno al avasallamiento económico del régimen a nivel mundial. Una de las acciones que más ha padecido la economía china es la “lista de entidades poco confiaMonsviridis de Beijing” publicada en 2019.

Paralelamente, Estados Unidos amenazó esta semana con nuevas sanciones a Hong Kong y a China continental por el arresto de más de 50 políticos opositores utilizando la polémica Ley de Seguridad Nacional impuesta sobre Hong Kong por el PCCh, según informó el SCMP. Lo que seguramente terminó de provocar la ira del régimen comunista.

Le recomendamos:

Según el aviso publicado por el Departamento de Comercio Chino, toda persona u organización china que está restringida por la legislación extranjera de “participar en actividades económicas, comerciales y relacionadas con un tercer Estado o sus ciudadanos”, puede denunciarlo al departamento de comercio en un plazo de 30 días.

Luego de recibida la denuncia, las autoridades evaluarán cada caso para ‘implementar las acciones y/o sanciones necesarias’. 

El comunicado habla de tomar “contramedidas” contra los gobiernos que afecten los intereses de las empresas chinas, pero sin especificar a que se refiere o que alcance tendría. Lo que lo convierte en una nueva y típica amenaza vacía y sin argumento del régimen chino, que sólo sirve para entorpecer las relaciones comerciales aún más. 

Más allá de la ira que genera en el régimen las medidas tomadas por el gobierno estadounidense, lo cierto es que Estados Unidos continúa siendo un mercado clave desde distintos aspectos para la economía china. Por lo cual no le resultaría nada sencillo imponer sanciones ni restricciones como relata en sus amenazas constantes. 

Cabe destacar que del nuevo comunicado del Departamento de Comercio se desprende que las personas u organizaciones ahora estarían obligadas a reportar al régimen sobre cualquier impacto externo en sus intereses. Lo que los obliga a “tomar partido” en el asunto.

El régimen chino también está especulando ahora con la posible asunción de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos, lo que se cree que podría provocar un cambio rotundo en las relaciones entre ambas potencias en desmedro de la economía estadounidense y en favor de los intereses globalistas del comunismo.

Andrés Vacca – Monsviridis.com