Redacción MonsviridisEl director de una escuela secundaria, Barton Thorne, ubicada en Shelby, Tennessee, está demandando a su distrito escolar tras haber sido suspendido de su cargo luego publicar un video en el que insta a los estudiantes a tener precaución con las restricciones a la libertad de expresión y pensamiento que están propiciando las Big Tech. 

Los comentarios de Thorne se produjeron poco después de los disturbios del 6 de enero en el Capitolio y las posteriores prohibiciones del entonces presidente Donald Trump en Twitter,  Facebook y otras redes sociales.

Thorne en el mensaje transmitido por video calificó los disturbios como “sedición” e “ignorancia en los niveles más altos”, sin embargo, advirtió sobre un floreciente movimiento que apunta a restringir los discursos conservadores en las principales plataformas, lo cual señaló que podría tener consecuencias negativas en la sociedad.

“Piensa en los gobiernos totalitarios”, dijo Thorne en un momento. “Piense en Corea del Norte, piense en China. Lo que hace posible ese tipo de sistemas es la restricción y la eliminación del libre intercambio de ideas”.

“Y en Estados Unidos, y en las democracias, hablamos del mercado de las ideas. Bueno, ¿qué sucede cuando el mercado de las ideas se convierte en un monopolio forzado?”, agregó Thorne en el mensaje.

Por sus dichos, que no tenían siquiera un sesgo político, sino más bien era un llamado a la reflexión para alumnos e incluso docentes, el director escolar fue suspendido de su cargo por la junta escolar.

El objetivo del video no fue otro que llamar a la reflexión y destacar la importancia de la libertad de expresión como base de cualquier sistema de interacción social. Así lo describieron los abogados que intervinieron en la causa que Thorne presentó contra la junta escolar:

“Si lees la transcripción (del video], puedes ver que el director Thorne animaba a sus alumnos a pensar críticamente, hablaba de la importancia de la libertad de expresión en una sociedad libre y trataba de enseñar a sus alumnos que cuando no estamos de acuerdo con las personas, es importante que respondamos con respeto y nos comprometamos con sus argumentos”, aseguró Daniel Suhr, uno de los abogados principales del Liberty Justice Center que representa a Thorne.

 

Le recomendamos:

Aunque Thorne ha sido reincorporado en su cargo , todavía está demandando al distrito escolar por el despido. En una denuncia presentada esta semana, los abogados de Thorne argumentaron que las declaraciones de Thorne estaban dentro de los límites protegidos de la política de las Escuelas del Condado de Shelby y que la escuela debería estar obligada a reconocer que su suspensión “violó la Primera Enmienda” y que el distrito escolar “violó su contrato” con Thorne sobre el despido.

La decisión de la junta escolar de suspender a Thorne, justamente le da crédito a su discurso. La cultura de la cancelación y la censura se ha expandido por todos los ámbitos sociales. Los sectores de izquierda están utilizando como argumento el enfrentamiento a los discursos que promueven el odio para callar las voces conservadoras, y realmente están atentando contra la propia libertad de expresión. Esto mismo se ve reflejado, tanto en las redes sociales, en los medios de comunicación y en los centros educativos como moneda corriente.

Andrés Vacca – Monsviridis.com