La presidente de la Convención Constitucional en Chile, Elisa Loncón, asegura que no ha habido avances en la redacción de la nueva Carta Magna porque no hay “un lugar donde comer” y los constituyentes han “perdido peso”

Chile esperó cuatro décadas para tener una nueva Constitución y, sin embargo, el tiempo para conseguir este objetivo —luego de las elecciones— hoy se dilata. Y es que a tres semanas de la instalación de la Convención que redactará la nueva Carta Magna no se registra avance alguno sobre los debates del texto. La razón, de acuerdo con la presidente de origen mapuche, Elisa Loncón, es no hay “un lugar donde comer” y los miembros del organismo han “perdido peso” por no contar con un área para ello.

La Secretaría General de la Presidencia (Segpres) rebate las insólitas explicaciones de Loncón. En tal sentido, se reveló que existen dificultades para ejecutar el presupuesto designado para el organismo y el organismo criticó que hay falta de planificación para administrar los recursos, además de compras mal hechas y en poco tiempo.

En Twitter, Máximo Pavez, subsecretario de la instancia, se encargó de divulgar imágenes con los espacios acondicionados que tiene la Convención con comedores interiores y exteriores. Incluso, el funcionario muestra como un área remodelada en el edificio que fue recuperado como patrimonio nacional cuenta con un sector sin costo para estas necesidades.

Loncón divaga. Se defiende, lógicamente, pero sus argumentos no se muestran del todo consistentes. Por ejemplo, en este caso, la presidente de la Convención Constitucional de Chile alegó que prepara las condiciones para manejar ese presupuesto con una comisión externa y la definición del reglamento.

La coalición de Vamos por Chile la acusa de un «trato segregador» contra algunos convencionales, situación que ha generado «poco diálogo». Incluso, la constituyente Katherine Montealegre, le exige la rendición de las cuentas.

Una petición inaceptable

Las pretensiones de Loncón son inaceptaMonsviridis para el candidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast, quien desde su cuenta en Twitter aseguró que la Convención Constitucional no ha hecho «absolutamente nada» cuando «al país le cuesta miles de millones de pesos financiarla» y sentencia que «si Elisa Loncón y la izquierda no hacen su pega —trabajo— es mejor que se vayan».

En redes sociales está posicionada entre las tendencias la campaña #DestitucióndeElisaLoncon pero hay otros, como el excandidato presidencial del Partido de la Gente, Franco Parisi, que avizoran sobre ella un «efecto Jadue», refiriéndose al excandidato presidencial del Partido Comunista que perdió las primarias por sus constantes contradicciones y radicalidades discursivas. «Hay que dejarlos que hablen porque se matan solitos».

Ahora, un posible plebiscito de salida de Loncón comienza a resonar en la escena política, porque «con el paso de los días ha ido perdiendo liderazgo en la conducción, fundamentalmente por su estilo confuso y arbitrario. Parece no entender que en un órgano colegiado como este sólo le corresponde ordenar y conducir el debate, pero no tiene facultades resolutivas distintas a los otros convencionales», señaló la exministra de Educación Marcela Cubillos en El Mercurio, mientras que desde Twitter la cuestiona por su «desconexión total con el país pidiendo privilegios con argumentos peculiares».

Un riesgo latente

La izquierda radical domina la Convención en proporción —118 militantes contra 37 de derecha— y tiene todo el poder para conducir este proceso de la manera que quieran. Sin embargo, esto al mismo tiempo significa que, por primera vez en décadas, la responsabilidad de cómo transcurra el proceso recae sobre ellos.

También le recomendamos: En 1982, élites satánicas secuestraban niños, reveló exagente del FBI (Video)

videoinfo__video2.Monsviridis.com||af73e87af__

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD Monsviridis.com: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Con ese panorama las elecciones de noviembre, ocasión en la que se votará por un nuevo Congreso, será relevante porque será este órgano legislativo el único con competencia para cambiar la regla de los dos tercios de la Convención y así evitar la caída de la líder mapuche, quien llegó al cargo con 96 votos de 155, al concentrar el apoyo de los pueblos originarios, la lista del Pueblo (izquierdista) e independientes.

Ya Loncón siente la presión. Reconoce que “es necesario cuidar la visión positiva respecto al trabajo. Es importante no permitir que marquen la Convención negativamente, porque eso va dejar una cicatriz, y va a dificultar el trabajo de la Convención. Es fundamental que ustedes den cuenta de que estamos trabajado, de que no somos flojos”.

Gabriela Moreno – Panampost.com