Redacción Monsviridis – Judicial Watch presentó el 19 de abril una denuncia ante el presidente de la Oficina de Ética del Congreso de la Cámara de Representantes contra la diputada Maxine Waters (demócrata de California) por incitar al abuso e intentar amenazar al jurado en el juicio de Derek Chauvin.

Según Judicial Watch, los comentarios de Waters parecían incumplir los códigos de ética de la Cámara, que obligan a los miembros a comportarse “en todo momento de una manera que refleje el crédito de la Cámara”.

“La representante Maxine Waters no solo incitó a la violencia, sino que también está intentando subvertir el sistema legal al intimidar al jurado en el juicio de Derek Chauvin”, declaró el presidente de Judicial Watch, Tom Fitton. Considera que Maxine Waters es una reincidente que debe rendir cuentas ante el Comité de Ética de la Cámara de Representantes lo antes posible.

Fitton sugirió que la retórica “peligrosa y temeraria” de Waters exige una investigación. “La conducta de la Sra. Waters seguramente no refleja el crédito de la Cámara. Al alentar la violencia en respuesta a un veredicto de jurado “culpable”, ella busca socavar las garantías y protecciones de la Constitución, y fomenta la ruptura de la sociedad civil”.

Se refirió al comportamiento de Waters como “un patrón de conducta”. En 2018, Waters exhortó a los manifestantes a formar “multitudes” para “rechazar” a los miembros del gabinete del presidente Trump, diciendo: “Si ves a alguien de ese gabinete en un restaurante, en unos grandes almacenes, en una gasolinera, ¡sal y crea una multitud y recházalos! Y les dices que ya no son bienvenidos, en ningún sitio”, añadió.

Le recomendamos:

Waters hizo los comentarios en cuestión durante su visita a Brooklyn Center, una ciudad que está en vilo tras el asesinato por parte de la policía de Daunte Wright, de 20 años, a principios de este mes, y que se encuentra a pocos kilómetros del lugar donde murió George Floyd el año pasado.

Cuando los periodistas de Brooklyn Center le preguntaron por el posible resultado del juicio de Chauvin, Waters dijo que los activistas tienen que “permanecer en la calle y ser más activos” si se le declara inocente.

“Tenemos que ser más conflictivos”, dijo Waters según Fox News. “Tenemos que asegurarnos de que sepan que vamos en serio”.

Waters estaría “tratando de crear una guerra civil”, escribió el Consejo Editorial del New York Post, sugiriendo que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), “debería despojarla de sus asignaciones en los comités y mover una votación para destituir a Waters.”

La primera figura política en tomar medidas contra la controvertida incitación de Waters fue la congresista Marjorie Taylor Greene (republicana de Georgia), que presentará una resolución para expulsar a Waters de la Cámara de Representantes tras acusarla de abuso de poder.

“Muy pronto, presentaré una resolución para expulsar a la representante Maxine Waters del Congreso por su continua incitación a la violencia contra estadounidenses inocentes. La representante Waters es un peligro para nuestra sociedad”, escribió Greene.

Añadió: “Después de viajar a través de las fronteras estatales para incitar a los disturbios, sus órdenes grabadas en vídeo anoche en el Brooklyn Center, condujeron directamente a más violencia y a un tiroteo contra los Guardias Nacionales en Minnesota esta mañana temprano”.

Según el abogado Alan Dershowitz, la representante Maxine Waters utilizó técnicas del Ku Klux Klan para “intimidar al jurado” en el juicio de Derek Chauvin.

“En primer lugar, el juez debería haber concedido la moción de anulación del juicio basándose en los esfuerzos de la congresista Waters por influir en el jurado”, dijo Dershowitz durante una entrevista con Newsmax.

Dershowitz dijo que los comentarios de Waters fueron “un intento de intimidar al jurado” para que éste declarara culpable a Chauvin. “Está tomado precisamente del Ku Klux Klan de los años 30 y 20, cuando el Klan marchaba fuera de los juzgados y amenazaba con todo tipo de represalias si el jurado se atrevía a condenar a un blanco o a absolver a un negro”, dijo.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano), también acusó a Maxine Waters de “incitar a la violencia” con sus comentarios en un suburbio de Minneapolis durante el fin de semana y presionó a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata), para que actuara al respecto.

Amelia Jones – Monsviridis.com