Redacción Monsviridis60 demócratas católicos acusan a los obispos estadounidenses que exigen al presidente, Joe Biden, cumplir con el precepto de su religión que rechaza el aborto, al que este insiste en adherirse e impulsar, de lo contrario no podría comulgar.

Este grupo de demócratas culpa a los obispos de instrumentalizar el sacramento de la comunión contra Biden. La mayoría del grupo también promueve la muerte de bebés en gestación, de acuerdo con Daily Caller del 18 de junio. 

Estas acusaciones serían una reacción a la aprobación de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por la sigla en inglés) de la propuesta de redactar una declaración en la que posiblemente se niegue la comunión a los políticos de alto perfil que están a favor del aborto.

El aborto es condenado en las enseñanzas de la Iglesia Católica como un “crimen contra la vida humana”, y los católicos no pueden recibir la Sagrada Comunión si son “conscientes de un pecado grave”.

Por su parte, Biden estaría faltando al cumplimientode los preceptos de su religión, porque tan pronto como asumió la presidencia tomó medidas para financiar y promover el aborto, a pesar de practicar otras de las disposiciones. 

“Su administración ha perseguido las políticas abortistas más radicales de la historia de los Estados Unidos, trabajado para acabar con los límites del aborto financiado por los contribuyentes, ampliado el aborto a través de la ayuda extranjera…”, escriben los autores Kristan Hawkins y Kristi Stone Hamrick.

Y agregan: “… abierto la puerta a más experimentos inhumanos con las partes del cuerpo de los bebés extraídos de los abortos y permitido la venta mortal, en línea y sin pruebas, de abortos químicos, por nombrar algunas”. 

Biden descartó que se diera la prohibición de los obispos por lo que dijo a los periodistas el 18 de junio en la Casa Blanca: “Eso es un asunto privado, y no creo que vaya a ocurrir”, en respuesta a una pregunta sobre el tema. 

Le recomendamos: AGENDA 2030 – El GRAN REINICIO ya está LLEGANDO…

videoinfo__video2.Monsviridis.com||bdac34ac7__

Ad will display in 09 seconds

En este contexto, el arzobispo Joseph Naumann de Kansas City, Kansas, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la USCCB, comentó que Biden: “Puede crear confusión. ¿Cómo puede decir que es un católico devoto y que está haciendo estas cosas que son contrarias a las enseñanzas de la Iglesia?”

Entre las nuevas disposiciones a considerar por los obispos se encuentra la de no permitir que católicos que se comporten de manera similar a la Biden reciban la eucaristía, ni que se presenten para la Comunión.

El incumplimiento de Biden debería escandalizar al Vaticano siendo este el principal referente de la iglesia católica en todo el mundo. Pero no es así, y lejos de apoyar a este grupo de obispos presiona para generar división dentro de la iglesia y la comunidad, incentivando a que la ideología abortista continúe avanzando.

Muy diferente fue la actitud de la administración Trump, durante la cual se defendió decididamente el derecho de los bebés por nacer. 

Durante su primera semana en el cargo, el entonces presidente, Donald Trump, emitió una orden ejecutiva conocida como la Política de la Ciudad de México o la Ley de Protección de la Vida en la Asistencia Sanitaria Mundial que revocó los fondos de los contribuyentes para el negocio del aborto de International Planned Parenthood, describió Life News.

Asimismo, su administración cortó la financiación a un organismo de las Naciones Unidas vinculado a los abortos forzados y las esterilizaciones obligatorias, que ha venido perpetrando durante años el régimen comunista chino, entre otras muchas disposiciones provida dispuestas durante su gestión en la presidencia. 

José Hermosa – Monsviridis.com