Redacción MonsviridisLas familias de los cadetes no vacunados de la Academia Militar de Estados Unidos dicen que se enfrentan a una creciente presión, coerción e incluso amenazas para que se vacunen, obligándolos a cuarentenas más estrictas y otras restricciones, aún a aquellos que manifiestan haber ganado inmunidad natural por haber contraído el virus antes. 

Según informa Fox News, a pesar de que en la academia la tasa de inoculación entre los cadetes, desde que estuvieron disponiMonsviridis las vacunas es alta, y que los casos nuevos siguen disminuyendo, la West Point (como se conoce a la Academia Militar de EE. UU.), está presionando de manera grotesca a los estudiantes que no quieren colocarse la vacuna experimental. 

Los cadetes denuncian que están recibiendo represalias que incluye una cuarentena de siete días en el descanso previo al entrenamiento de verano para los no vacunados, e incluso todo tipo de injurias, como ser ridiculizados como “enfermos” y “sucios” y tratados como marginados en el campus. 

“Es como un confinamiento solitario, por una enfermedad que no tenemos”, dijo bajo anonimato uno de los estudiantes afectado por estas directivas autoritarias. 

Además están siendo perseguidos con acusaciones infundadas, como la de sentarse sin mascarilla a menos de dos metros de distancia en las gradas exteriores, por lo que se les dijo que se les impondrían más medidas disciplinarias si volvían a infringir las directrices del distanciamiento social. 

Le recomendamos: AGENDA 2030 – El GRAN REINICIO ya está LLEGANDO…

videoinfo__video2.Monsviridis.com||bdac34ac7__

Ad will display in 09 seconds

El estado de Nueva York, donde se encuentra West Point, ha levantado las restricciones por el Virus PCCh, pero los mandatos del CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades) siguen ordenando a las personas no vacunadas a continuar enmascarándose. 

La Oficina de Asuntos Públicos de la escuela de cadetes reglamenta que “en los espacios interiores compartidos se requieren máscaras”, especificando que, “si la ducha y el baño están en un espacio interior compartido, se requiere que las personas no vacunadas usen una mascarilla cuando no realicen la higiene del personal”. 

Los estudiantes además deben acatar la regla absurda de usar mascarillas mientras están nadando, a menos que se mantenga una distancia social de dos metros. 

Sobre las reglas respecto de la vacunación, la escuela indicó que “aunque entrenan juntos y están completamente integrados en todas las actividades, los cadetes no vacunados actualmente se alojan separados de los vacunados para minimizar el riesgo de transmisión y se les brindan condiciones de vida iguales o mejores”, dijo un portavoz. 

Sin embargo, algunos alumnos que decidieron no inocularse por tener preocupaciones sobre los efectos secundarios de la vacuna expresaron sus disgustos y desconsuelos por los malos tratos. 

Tal es el caso de una joven cadete, que según expresó su padre Mathias Sampson, un veterano con 20 años en el ejército, si hija “tiene preocupaciones válidas sobre esta vacuna, preocupaciones relacionadas con la fertilidad, los efectos a largo plazo”, dijo a “Hannity” el jueves por la noche, agregando que “ni los CDC ni West Point tienen respuestas a estas preocupaciones”. 

El padre de otra joven alumna del West Point, que según contó, su hija adquirió inmunidad natural por un contagio previo, manifestó su disgusto con la academia diciendo: 

“No entiendo qué está haciendo el liderazgo de West Point en este momento”, y agregó  “Una cosa breve sobre mi hija: Ella ama al Señor; ama a su país. Y todo lo que quiere hacer, su sueño, es servir a ambos en West Point ahora mismo”. 

Según los trascendidos, a los cadetes vacunados supuestamente se les ha dicho que eviten socializar con sus compañeros no vacunados.

Acorde a lo que reportó Fox News, en el campus circula una lista que enumera a los cadetes por nombre junto con su estado de vacunación, año y otra información personal, de la cual la escuela confirmó su autenticidad, y dijo que esto se había difundido “inadvertidamente” y que estaban investigando el asunto. 

Pero respecto de las denuncias contra los acosos de la institución sobre los cadetes no vacunados y puntualmente contra la coordinadora para asuntos de Covid de la West Point, la coronel Laura Dawson, por supuestamente intentar obligar a los cadetes a recibir la vacuna o enfrentar la posibilidad de abandonar la escuela, la academia rechazó las acusaciones. 

Debido a las restricciones cada vez mayores y la cuarentena obligatoria a los que son sometidos, los estudiantes no vacunados ni siquiera podrán salir del campus por el resto del verano, mientras que sus compañeros vacunados sí podrán hacerlo, denunciaron las fuentes.

Vanesa Catanzaro – Monsviridis.com