Redacción MonsviridisEl senador republicano de Wisconsin, Ron Johnson, ordenó al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por la sigla en inglés) y al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU., entregar toda la información relacionada con los contratos concedidos a un grupo vinculado con el presidente, Joe Biden. 

Estos contratos, por valor de más 600 millones de dólares, fueron otorgados a la organización Family Endeavors para el manejo de migrantes, y sin convocar una licitación que permitiera participar a otros contratistas, señala el Washington Examiner del 14 de abril. 

El ICE y el HHS tendrían que entregar todos los correos electrónicos y “cualquier comunicación” entre los empleados de estas entidades y los representantes del grupo contratista.

Llama la atención que el funcionario de Family Endeavors que gestionó el otorgamiento de los contratos sea Andrew Lorenzen-Strait, quien trabajó en el equipo de transición de Biden-Harris.

Lorenzen-Strait ayudó a investigar y seleccionar a políticos para el HHS, departamento que adjudicó a su organización el contrato mayor, por 530 millones de dólares, para albergar a los niños migrantes no acompañados en Pecos, Texas. 

Además, desempeñó la misma función para el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS).

Anteriormente, Lorenzen-Strait trabajó en el ICE durante 11 años, siendo su jefe Tae Johnson, quien ahora es el director interino de ICE y habría decidido sobre el otro contrato de 87 millones de dólares.

El objetivo de este contrato es adquirir y supervisar entre otras cosas 1.239 camas de hotel para alojar a 80.000 familias migrantes en Arizona y Texas, hasta septiembre.

Si bien Family Endeavor, como entidad sin ánimo de lucro ya había ejecutado contratos con valores inferiores a un millón de dólares, ahora se cuestiona su capacidad para cumplir con contratos del tamaño de estos últimos.

Le recomendamos:

También se destaca el hecho de que siete de sus ejecutivos ganaron salarios de hasta 312.000 dólares en el año 2018. 

Para otorgar contratos de esta importancia sin licitación se requiere certificar que sea bajo la presión de una “urgencia inusual y apremiante”, tal como lo justificó el ICE sin aportar documentos que lo certificaran así, y es justamente sobre esta falencia que se apoya la investigación de Johnson. 

“El documento de justificación y aprobación requerido para este contrato señala que ‘Family Endeavors, Inc. es la única fuente conocida que actualmente es capaz de satisfacer los requisitos urgentes del Gobierno’ en esta materia. Por favor, explique cómo el ICE tomó esta determinación”, escribió Johnson.

Por otro lado, la sombra de la corrupción cubre a otros de los funcionarios importantes de Biden, como al director del DHS, Alejandro Mayorkas, quien estuvo involucrado hace 10 años en un escandaloso fraude multimillonario vinculado con el Partido Comunista de China (PCCh).

Mayorkas, siendo funcionario en el DHS del entonces vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, intervino para que 100 ciudadanos chinos recibieran la tarjeta verde (Green Card) que identifica a los inmigrantes como residentes.

Estas solicitudes habían sido rechazadas antes por los subalternos de Mayorkas en la agencia de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos  según Breitbart del 26 de enero.

Pero no fue gratis, tuvieron que invertir 141 millones de dólares en la empresa Green Tech Automotive, ahora en quiebra, dirigida en el año 2010 por Terry McAuliffe, un poderoso inversionista demócrata, que fue presidente del Comité Nacional Demócrata y luego  gobernador de Virginia.

McAuliffe completó los recaudos de 141 millones de dólares a finales del 2103. En el 2018 la empresa se declaró en quiebra y fue demandada por estafa por varios inversionistas chinos.

José Hermosa – Monsviridis.com