Redacción Monsviridis – Luego de que una oleada de fraudes desvirtuara la elección presidencial 2020 en EE. UU. el asesor de la Casa Blanca, Peter Navarro, destaca seis aspectos que una vez resueltos permitirían la reelección que los votantes desearon al presidente estadounidense, Donald Trump.

El informe “Engaño inmaculado” de 36 páginas resume las estratagemas que caracterizaron el proceso electoral en seis estados, que enrarecieron la elección presidencial 2020 según cita Newsmax el 17 de diciembre.

Todas las artimañas ejecutadas fueron “a favor de la candidatura de Biden-Harris”, sostiene Navarro.

“Mientras que los funcionarios del gobierno del Partido Demócrata hicieron trampa y jugaron con el proceso electoral en los seis estados disputados, muchos funcionarios del gobierno republicano – desde gobernadores y legisladores estatales hasta jueces – hicieron poco o nada para interponerse en su camino”, asegura Navarro.

Los estados en conflicto legal, demandados por los abogados de la campaña Trump, son Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin, que certificaron sus votos electorales irregularmente en favor del candidato demócrata presidencial, Joe Biden. 

El seis de enero el Congreso definirá el nombre del presidente que regirá al país durante los próximos cuatro años, si no ocurre otro acontecimiento decisivo al respecto antes del 20 de enero, fecha que señala la Constitución como definitiva. 

Le recomendamos:

Los fraudes se realizaron como manipulación de los votantes y de las boletas de votos, irregularidades en los procesos y en las máquinas de votación y con violaciones de la cláusula de protección igualitaria, todo lo cual se evidencia en severas anomalías estadísticas.

Navarro también denunció la complicidad de los medios de comunicación, que faltaron a su misión de investigar independientemente e informar a la ciudadanía.

“Al negarse a investigar un número creciente de quejas legítimas, los medios de comunicación anti-Trump y los medios de comunicación social que censuran son cómplices de apartar al público estadounidense de la verdad”, dice el informe.

También advirtió del impacto nocivo que estos fraudes tienen en la estabilidad de la nación.

“Este es un juego peligroso que simultáneamente socava la credibilidad de los medios y la estabilidad de nuestro sistema político y de la República”, advirtió Navarro. 

Asimismo Navarro califica todo el oscuro escenario electoral como un fracaso. 

“El fracaso de investigar agresiva y completamente las seis dimensiones de las irregularidades electorales evaluadas en este informe es una señal de fracaso no solo de nuestros medios de comunicación anti-Trump y de la censura de los medios sociales, sino también de nuestros poderes legislativo y judicial”, agregó.

Entretanto, los republicanos leales a la causa defienden desde diferentes frentes la transparencia electoral, confiados en que finalmente se respete la voluntad electoral de los 75 millones de votantes que optaron por la reelección del presidente Trump.  

José Hermosa – Monsviridis