Redacción MonsviridisCasi 261 reclusos de una prisión de California solicitaron oficialmente su traslado a un centro penitenciario de mujeres, porque así dicen autopercibirse a pesar que su sexo biológico sea el masculino. La solicitud está avalada por una nueva legislación que entró en vigencia el 1ero de enero de este año

La ley SB 132 dice que todos los “transgénero, no binarios o intersexuales” deben ser “tratados de manera consistente con la identidad de género del individuo encarcelado” y “alojados en un centro correccional designado para hombres o mujeres según la preferencia del individuo”.

La polémica legislación fue firmada el año pasado por el gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, como parte de los objetivos de la agenda izquierdista LGTB. 

Newsome dijo en septiembre del 2020 cuando se firmó la legislación: “Estas nuevas leyes nos ayudarán a comprender mejor los impactos de COVID-19 en la comunidad LGBTQ +, establecer un nuevo fondo para apoyar a nuestros hermanos y hermanas transgénero y promover esfuerzos inclusivos y culturalmente competentes que defiendan la dignidad de todos los californianos, sin importar quién eres o a quien amas.”

De acuerdo con esta nueva legislación, llamada Ley de Respeto, Agencia y Dignidad Transgénero, las autoridades penitenciarias deben preguntar a los reclusos durante el proceso de admisión cómo se identifican sexualmente para luego definir en que tipo de cárcel deberán ser alojados, y bajo ningún punto podrán negar la posibilidad de enviar a un recluso a una cárcel de mujeres sí así es autopercibido.

La legislación también requiere que los oficiales se dirijan a los reclusos transgénero en función de los pronombres de su elección, de lo contrario podrían ser denunciados por discriminación.

Le recomendamos:

El LA Times señala que que varios reclusos aseguran que muchos se postularon para ser trasladados a una cárcel de mujeres “con falsos pretextos”.

Mientras los defensores de la legislación festejan la iniciativa y respaldan a los reclusos que exigen su traslado, desde el correccional de mujeres de California Central en Chowchilla, hay mucho miedo. Las reclusas allí dicen que los guardias les han advertido que “vienen hombres” y que esperan violencia sexual.

“Si pensamos que las cosas están mal ahora, estemos preparadas para lo peor”, dijo Tomiekia Johnson a LA Times, según lo que le reportaron los guardiacárceles. “Dicen que vamos a necesitar una instalación que sea como una sala de maternidad. Dicen que vamos a tener un programa de reclusos en el que los reclusos se convierten en niñeras”.

Por el momento, el sistema penitenciario ha efectuado 21 solicitudes de traslado por motivos de género y no ha negado ninguna. De las solicitudes restantes, la portavoz de las prisiones, Terry Thornton, que las precauciones de COVID-19 han retrasado las transferencias y que los funcionarios no pudieron estimar cuánto tiempo podría tomar una transferencia en circunstancias normales, citando la disponibilidad de camas como un factor.

Las políticas en favor de los derechos de las personas transexuales, incluso por sobre los del resto de la población, están sin duda en la agenda de prioridades de los políticas izquierdistas y globalistas, tales como el gobernador Newsome y el propio presidente Joe Biden, quien la semana pasada emitió un comunicado desde la página oficial de la Casa Blanca para celebrar el Día de la Visibilidad de las Personas Transgénero, en el cual parece no sólo felicitar en su día a la comunidad, sino enaltecerla como un especie ejemplo a seguir.

Biden recordó en su mensaje a los activistas transgénero el apoyo de su gestión para con la lucha e ideales LGTB, incluida la confirmación del transexual Rachel Levine como subsecretaria de salud en el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

El presidente Biden ha sido criticado por los sectores conservadores y religiosos desde el comienzo de su mandato cuando impulsó la polémica “Ley de Igualdad”, la cual propone, entre otras cosas, eliminar el reconocimiento legal del sexo masculino y femenino desde el sentido biológico del término. 

Andrés Vacca – Monsviridis.com