Redacción Monsviridis– Un tribunal supremo de Nueva York ha ordenado a la Organización Trump que responda a las solicitudes de citación de la fiscal general del estado, Letitia James, en el marco de su investigación sobre fraude civil, que dura ya tres años.

“La Organización Trump, antes del 30 de septiembre de 2021, deberá proporcionar un informe, con un detalle razonable, de las medidas adoptadas para preservar, recopilar y producir documentos impresos y electrónicos que respondan a las citaciones de la OAG”, escribió el juez Arthur Engoron de la Corte Suprema del estado en Manhattan.

La orden fue emitida el 2 de septiembre, pero se dio a conocer el 24 de septiembre.

Desde 2019, la Sra. James ha estado detrás de la Organización Trump y el ex presidente Donald Trump sobre sus finanzas y la posible violación de las leyes estatales. Sin embargo, la empresa no ha presentado ningún registro solicitado por la oficina de James.

“Durante más de un año, la Organización Trump no ha respondido adecuadamente a nuestras citaciones, escondiéndose detrás de retrasos y excusas de procedimiento”, dijo James en una declaración el viernes.

La organización Trump está obligada a presentar sus documentos tan pronto como el jueves 30 de septiembre.

Si para el 15 de octubre la fiscalía no ha recibido todos los archivos solicitados a la empresa, la Organización Trump deberá contratar a un tercero para que supervise la “identificación, recopilación y revisión” de los materiales.

Según la orden no sellada, James ha solicitado los datos de los dispositivos de 25 personas, incluido el propio ex presidente, tres de sus hijos adultos, el señor Weisselberg y los empleados de la Organización Trump.

La Organización Trump debe publicar una lista de dispositivos suministrados a las personas enumeradas entre enero de 2014 y diciembre de 2020, identificando los tipos de dispositivos y sus ubicaciones actuales.

También debe ser transparente sobre las personas que tienen tasaciones, registros de compra, libros de contabilidad general, estados financieros y otros documentos que figuran en las citaciones.

La Organización Trump y sus empleados están siendo investigados por la oficina del Fiscal General de Nueva York en una amplia investigación para ver si inflaron ilegalmente los valores de los activos para adquirir préstamos y seguros o bajaron los valores de los activos para pagar menos impuestos.

Trump calificó la investigación de “caza de brujas política” a finales de mayo, alegando que se trata de una investigación muy sesgada.

“Esto es puramente político, y una afrenta a los casi 75 millones de votantes que me apoyaron en las elecciones presidenciales, y está siendo impulsado por fiscales demócratas altamente partidistas”, dijo.

Laura Enrione – Monsviridis.com