Redacción MonsviridisLa ciudad de Los Ángeles, California, aprobó el pasado 28 de junio una ordenanza que entró en vigor recién el pasado 3 de septiembre, con el propósito de combatir el creciente número de tiendas de indigentes que acampan en la vía pública. Sin embargo, la ordenanza, por el momento, no generará grandes cambios para los angelinos.

La ley anti-acampada 41.18 de la ciudad de Los Ángeles prohíbe sentarse, dormir, acostarse, guardar objetos personales u obstruir de otro modo el derecho de circulación público en varias zonas de la ciudad.

La nueva actualización de la ordenanza además prohibirá también acampar a menos de 150 metros de zonas consideradas ‘sensiMonsviridis’ como escuelas, guarderías, parques y bibliotecas.

Otras zonas sensiMonsviridis son los pasos elevados, los pasos subterráneos, las rampas de las autopistas, los túneles, los puentes y el metro.

No obstante, a pesar de haber entrado en vigor esta ley que le permitiría a la policía levantar las tiendas de indigentes de todos los lugares señalados, Nury Martinez, la presidente del Consejo aclaró qué la policía de los Ángeles sólo podrá despejar las zonas reservadas para discapacitados.

Es decir, antes que la ley entre en completo vigor, el Consejo debe asegurarse de que a cada indigente se le haya comunicado sobre la nueva ordenanza, y más importante, haya recibido el ofrecimiento de un refugio.

“No tenemos que elegir entre mantener nuestros espacios públicos seguros y limpios, y conectar a los angelinos que se encuentran sin hogar con los servicios y la vivienda que necesitan”, dijo Eric Garcetti el alcalde de la ciudad junto con la presidente del Consejo, Nury Martinez.

“Podemos y vamos a hacer ambas cosas, mientras respondemos a esta crisis de una manera compasiva y que responda a las necesidades urgentes de nuestras comunidades”, agregaron.

Sin embargo, según el LA Times, no hay suficiente espacio de alojamiento para atender a toda la población de indigentes de la ciudad, que superó los 41.000 habitantes durante el último recuento oficial de la ciudad.

La Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles afirma que la ciudad sólo tiene camas para refugiar el 39% de la población sin hogar.

Por ello, no queda claro cómo procederá la ciudad para hacer cumplir la normativa cuando la condición prexistente es darles refugios a los indigentes antes de poder levantar sus tiendas.

Sumado a ello, un fallo del juzgado federal del Noveno Circuito les prohíbe a las autoridades confiscar los bienes de los indigentes porque viola la Cuarta Enmienda, la ley local de allanamientos e incautaciones, de este modo imposibilitando el cumplimiento de la ley.

La condición para que la ordenanza entre en efecto completamente, fue criticada por uno de los miembros del Consejo, Joe Buscaino, quien se postula para alcalde en las próximas elecciones.

“Es un proceso largo, burocrático y dilatado para conectar a la gente con Servicios y Vivienda… Hemos estado años involucrados y conectando a la gente de las calles”, dijo Buscaino a la CBS.

“¿Qué pasa cuando ellos dicen ‘no’ a la ayuda? Hay que dejar que los votantes de Los Ángeles decidan, porque están cansados de estar hartos y cansados”, aseguró el concejal.

El 26 de agosto, Buscaino presentó una enmienda a la ordenanza para que, aquellos indigentes a quienes ya se les ofreció refugio, tengan prohibido acampar nuevamente. Su moción fue rechazada por una amplia mayoría.

“Si alguna vez se han preguntado por qué las calles de Los Ángeles tienen un aspecto mucho peor en comparación con otras ciudades, es porque no hemos tenido normas de sentido común. Me decepciona que el Consejo no haya apoyado mi enmienda para no permitir la acampada urbana después de que a una persona se le haya ofrecido una vivienda”, dijo Buscaino el 1 de julio.

Según KTLA, en 2019 la ciudad de Los Ángeles gastó 619 millones de dólares para combatir el problema de los indigentes con poco o ningún resultado.

El problema de los indigentes acampando en las calles y su consecuente inseguridad es uno de los motivos por los cuales se pidió la destitución del gobernador demócrata Gavin Newsom quien se enfrenta a la votación el próximo 14 de septiembre.

Alvaro Colombres Garmendia– Monsviridis.com