Redacción MonsviridisUn revelador informe publicado el martes por el New York Times afirma que la estimación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) la cual asegura que el riesgo de transmisión del virus PCCh al aire libre es de alrededor del 10%, es en extremo exagerada. Esa estadística es utilizada para mantener a la población con temor y continuar presionando para el uso constante de tapabocas, incluidas aquellas personas que ya han sido vacunadas.

El CDC ha citado la estimación a fin de poder respaldar su recomendación de que las personas vacunadas continúen utilizando las máscaras en situaciones que no tendría realmente sentido, o que los niños utilicen tapabocas en los campamentos de verano al aire libre a pesar de la comprobada baja tasa de transmisibilidad del virus.

Los medios hegemónicos asumieron la estadística como cierta y rápidamente se convirtió en especie de verdad revelada, absoluta y generalizada sobre la posibilidad de transmisión al aire libre.

Pero según el informe publicado por el NY Times, el número está claramente equivocado.  Según afirma, parece estar basado en una clasificación errónea de alguna transmisión del virus PCCh que en realidad tuvo lugar en espacios cerrados y en estudios realizados en otras partes del mundo como Singapur, donde las realidades y contextos difieren absolutamente.

En una audiencia del comité del Senado el martes, la senadora Susan Collins, republicana por Maine, presionó a la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, pidiendo explicaciones sobre el informe y las cifras erráticas que reporta el mismo.

Walensky dijo que el punto de referencia del 10% provino de un resultado de línea superior del metanálisis de un estudio publicado en el Journal of Infectious Disease en noviembre. 

“El resultado final fue menos del 10%, publicado en el Journal of Infectious Diseases, una de nuestras principales revistas sobre enfermedades infecciosas”, dijo. “De ahí es de donde vino eso, fue de un estudio publicado que sintetizó estudios de muchos lugares”. 

Le recomendamos: OFRENDAS SANGRIENTAS – El SINIESTRO SECRETO detrás de la LONGEVIDAD de los LÍDERES COMUNISTAS CHINOS

videoinfo__video2.Monsviridis.com||ea8b21e26__

Ad will display in 09 seconds

Al escuchar estas palabras, Collins destacó la importancia de que el informe completo al que estaba haciendo referencia se incluya en el registro de los CDC. 

Esta cifra del 10 por ciento “parece ser una exageración enorme”, como dijo el Dr. Muge Cevik, virólogo de la Universidad de St. Andrews al NY Times. Según él, la proporción de transmisión que ha ocurrido al aire libre parece estar por debajo del 1 por ciento y puede estar por debajo del 0,1 por ciento.

Lo cierto de todo esto es que no se trata solo de un problema matemático. Esto es más bien un ejemplo de cómo los CDC están luchando por comunicar de manera efectiva e intentando transmitir un mensaje que deja a las personas completamente confundidas y en un estado de pánico y alerta sin precedentes. 

Por el momento los CDC continúan considerando la transmisión al aire libre como un riesgo importante, recomendando a las personas no vacunadas deben usar máscaras en la mayoría de los entornos al aire libre y las personas vacunadas deben usarlas en “lugares públicos grandes”; mientras que los campamentos de verano deben exigir que los niños usen máscaras prácticamente “en todo momento”.

Estas recomendaciones tendrían sentido realmente si la ciencia pudiera demostrar que un número cercano al 10 por ciento de la transmisión de Covid ocurriera en exteriores. Pero no puede hacerlo. No hay una sola infección por Covid documentada en ningún lugar del mundo por interacciones casuales al aire libre, como pasar junto a alguien en la calle o comer en una mesa cercana, dice el Times.

Pero claro, estas recomendaciones exageradas cumplen la función de paralizar a la población y perpetuar el uso constante de máscaras, lo cual se ha convertido en un símbolo palpable de temor.

Andrés Vacca – Monsviridis.com