Los seis ejecutivos estadounidenses presos en Caracas recibieron este viernes el beneficio de arresto domiciliario. La agencia AP califica la decisión como un “gesto de buena voluntad” con la Administración Biden para iniciar otro diálogo incierto.

La justicia al servicio del régimen de Nicolás Maduro otorgó el beneficio de arresto domiciliario a seis ejecutivos estadounidenses de la petrolera Citgo, encarcelados en Venezuela desde hace más de tres años por presuntos delitos de corrupción. La información fue difundida por The Associated Press, según habrían confirmado familiares a la agencia de noticias.

Le recomendamos: El plan climático de Biden propone comer una hamburguesa al mes

videoinfo__video2.Monsviridis.com||1c2d76ac3__

Ad will display in 09 seconds

Tomeu Vadell, José Luis Zambrano, Alirio Zambrano, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y José Pereira fueron condenados a entre 8 y 13 años de prisión el año pasado por presunta malversación de fondos. Fueron detenidos en Caracas en noviembre de 2017 por agentes encubiertos mientras participaban en una reunión en la estatal petrolera PDVSA, a la que habían sido invitados.

En diciembre de 2019 habían recibido arresto domiciliario dos de los seis ejecutivos pero dos meses después, justo el mismo día en que el entonces presidente Donald Trump recibió a Juan Guaidó en la Casa Blanca, fueron nuevamente encarcelados.

Con este nuevo “gesto de buena voluntad” el régimen estaría buscando un acercamiento con la Administración de Joe Biden, esperando que la política de Washington con el demócrata en la Casa Blanca sea más flexible, según señaló el corresponsal de AP, Joshua Goodman en su cuenta en Twitter y así lo plasmó en su reseña para la agencia.

“Al liberarlos, Maduro podría estar apostando a recibir una mejor audiencia del presidente Joe Biden, quien durante la campaña electoral calificó la política de Trump sobre el cambio de régimen como un ‘fracaso abyecto’ que solo había servido para fortalecer al líder socialista”.

El obstáculo para la flexibilización en la Administración demócrata

La información agrega que a principios de esta semana, altos funcionarios de la Administración Biden de varias agencias federales tenían previsto reunirse para sopesar las opciones de Estados Unidos, incluida la posibilidad de suavizar las sanciones petroleras para apostar por un nuevo diálogo incierto entre Maduro y la oposición, según fuentes familiarizadas con el tema citados por AP.

Pero el obstáculo para dar este paso sería justo el encarcelamiento en Venezuela de ciudadanos estadounidenses. Aún permanecen tras las rejas en Caracas Luke Denman y Airan Berry, dos exmilitares estadounidenses sentenciados a 20 años de cárcel por su participación en la llamada Operación Gedeón, una incursión ocurrida en mayo del año pasado con la intención de derrocar al régimen de Maduro.

Una muestra de apertura de Biden con el régimen

Cuando apenas tenía dos semanas en la Casa Blanca, el Gobierno de Joe Biden dio muestras de su intención de dar un giro a la línea dura que mantuvo Trump contra Maduro, flexibilizando una de las sanciones heredadas del gobierno republicano.

Tras ser ratificada como secretaria del Tesoro, Janet Yellen emitió el pasado 2 de febrero una licencia que autoriza algunas transacciones para operaciones portuarias y aeroportuarias entre Estados Unidos y Venezuela.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro (OFAC, por sus siglas en inglés) aclaró en ese momento que la medida no contemplaba el levantamiento de sanciones individuales a funcionarios de la dictadura pero sí eximía de sanciones a algunas transacciones necesarias para las operaciones de puertos y aeropuertos, según una reseñó la agencia EFE.

Por José Gregorio Martínez – Panampost.com