Redacción Monsviridis– El perverso caso del padre que está siendo juzgado en Nueva York como incesto, por tener relaciones sexuales con su hijo adulto, a quien también quiere unirse en matrimonio, es ahora apoyado por el activista australiano vinculado a un movimiento que busca la polémica despenalización del incesto en docenas de países, Richard Morris.

Morris se refirió al caso que se sigue en el Tribunal Federal de Manhattan, diciendo que no deberían ser penalizadas relaciones consensuadas entre adultos, aunque estas personas estuvieran vinculadas con lazos de sangre, de acuerdo con New York Post del 17 de abril. 

No obstante, estos polémicos intentos por regularizar como ‘normales’ relaciones contrarias a la estabilidad del ordenamiento social y de sus valores atentan contra la familia, la célula básica que estructura la sociedad.

Por su parte, la psicóloga Lisa Strohman, fundadora y directora del Technology Wellness Center, con sede en Scottsdale, Arizona, se expresó sobre el rol que cumplen los medios de comunicación en este proceso disruptivo. 

“Dejamos que los medios de comunicación entren en nuestras casas y vemos como aceptaMonsviridis cosas que jamás se nos ocurriría enseñar a nuestros hijos, como la violencia, la promiscuidad sexual o la falta de respeto a los mayores, pero eso es lo que se les enseña en la televisión”, señaló Strohman. 

Cada vez son más frecuentes estas agresiones contra la familia, y en particular contra los niños, quienes dependen impotentes de la guía y la educación que les impartan los adultos, pero son victimizados de diversas maneras. 

Una de ellas es la de la pedofilia, en la que los niños son convertidos en objetos sexuales de los adultos, y esclavizados sin entender por qué son abusados de esas maneras, ni por qué se les frustra su desarrollo normal. 

En este sentido llamó mucho la atención una oradora del evento Ted Talks TEDX, la alemana Mirjam Heine, quien hizo un polémico llamamiento al público para que aceptara a los pedófilos.

Heine estuvo tratando, en su presentación, de normalizar el que algunos adultos quieran abusar sexualmente de los niños, argumentando que es un comportamiento “normal”. 

Sostuvo que aquellos que desaprueban la pedofilia son “inmaduros”, aseverando que “la percepción pública de los pedófilos debe cambiar”, según los informes replicados en numerosos medios independientes.

La disertación, como era de esperarse, estuvo sujeta a críticas y cuestionamientos, sin embargo, al parecer, no fue difundida por los grandes medios de comunicación y hasta fue encubierta por los organizadores. Sin embargo a esta presentación del 2018 siguieron otras similares. 

Le recomendamos:

Más aún, los límites se han corrido tanto como para llegar a industrializar controvertidos procedimientos que terminarán extrayendo la sangre a los niños, para rejuvenecer a quienes puedan pagar los inhumanos y costosos tratamientos.

En principio los estudios se centran en la gerociencia, una disciplina científica que busca descifrar y combatir los efectos del envejecimiento. Este proceso del organismo es el que desencadena una serie de enfermedades e inflamaciones que termina con la vida, destaca Newsweek el 7 de abril. 

“Los gerocientíficos están tratando de entender cómo estas enfermedades se relacionan con el mayor factor de riesgo de todos: el envejecimiento humano”, escribe Adam Piore. 

Y agrega: “Su objetivo es piratear el propio proceso de envejecimiento y, de paso, retrasar o evitar la aparición de muchas de las enfermedades más asociadas a la vejez”.

Los experimentos que se toman como referencia permitieron descubrir que inyectar la sangre de ratones jóvenes en ratones mayores, modificaba sustancialmente su química cerebral rejuveneciéndolos. 

Estos estudios fueron realizados por el neurólogo de la Universidad de Stanford, Tony Wyss-Coray, fundador de la empresa Alkahest quien continuó avanzando en el tema. Su empresa fue comprada recientemente por la española Grifols por 146 millones de dólares, según Big League Politics.

José Hermosa – Monsviridis.com