Redacción MonsviridisEl representante estatal republicano de Texas Bryan Slaton, presentó un proyecto de ley el jueves que propone que la construcción del muro fronterizo iniciada bajo el ex presidente Donald Trump y suspendida por el actual presidente Joe Biden, sea completada por el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS). 

El representante estatal sostuvo que el presidente Biden no debería impedir que los tejanos terminen lo que comenzó la última administración.

“El presidente Trump luchó para lograr una seguridad fronteriza real y se opuso a republicanos y demócratas en el Congreso. Si bien bajo su liderazgo se construyeron cientos de millas del nuevo muro, la administración Biden ya ha cesado la construcción del muro fronterizo”, dijo Slaton en un comunicado de prensa según reportaron medios locales.

“Es hora de que Texas se ponga de pie y termine el trabajo que inició el presidente Trump. Terminemos de construir el muro fronterizo ahora”, agregó el representante.

En reconocimiento al inagotable labor de la administración Trump para combatir la inmigración ilegal, el proyecto de ley detalla que de aprobarse llamaría por su nombre la parte del muro que se encuentra dentro del estado.

El texto establece que “(DPS) debe incluir como parte de la infraestructura de transporte, la tecnología y la infraestructura de inspección de vehículos comerciales en los puertos de entrada a lo largo de la frontera internacional de este estado, la construcción de acuerdo con las especificaciones federales para una infraestructura similar de un muro que se llamará ‘Presidente Donald J.Trump Wall’”.

Trump completó más de 725 kilómetros del muro fronterizo, cumpliendo con una de sus promesas de campaña destacadas. La construcción del nuevo muro se detuvo abruptamente a las pocas horas de que Biden prestara juramento al cargo como presidente de los Estados Unidos, dejando cientos de millas incompletas.

Le recomendamos:

Unos días antes de dejar su cargo como presidente, Trump brindó un discurso en el Álamo, estado de Texas, desde donde se refirió a los beneficios obtenidos con el muro, recalcando que él sí cumplió, a diferencia de quienes tan solo lo prometieron, pero no cumplieron. 

“Pero a diferencia de los que vinieron antes que yo, yo cumplí mis promesas. Hoy celebramos un hito extraordinario: la finalización de 725 kilómetros del muro fronterizo prometido”, declaró el presidente Trump.

No solo es valorable el haber cumplido con las promesas de campaña, sino también se destacan los resultados obtenidos. Las detenciones de inmigrantes ilegales en la frontera entre México y Estados Unidos cayeron casi a la mitad en el año fiscal 2020 con respecto a 2019, según anunció el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras.

Un total de 400.651 migrantes, en su absoluta mayoría provenientes de países centroamericanos, fueron aprehendidos en los puertos de entrada de la frontera sur en el año fiscal 2020, que terminó en septiembre. Esa cifra es marcadamente inferior a la del año fiscal 2019, cuando se detuvieron a 851.500 personas.

La abrumadora diferencia se debe al conjunto de políticas migratorias del presidente Trump que buscaban justamente desalentar a los migrantes centroamericanos a ingresar a los EE. UU. de forma ilegal, una de las políticas fue la construcción del muro.

Con la nueva administración demócrata, justamente sucede todo lo contrario. En apenas 40 días de gobierno se echó hacia atrás con todas las políticas exitosas de la administración Trump, y ahora Estados Unidos Transmite un mensaje hacia latinoamérica de fronteras abiertas, amnistía y mano blanda con los delincuentes. Los resultados son inmediatos y evidentes, hoy la frontera Sur está al borde del colapso en una situación crítica casi sin precedentes.

Andrés Vacca– Monsviridis.com