Redacción Monsviridis – El martes, Judicial Watch, un grupo que supervisa la transparencia gubernamental, anunció que había desenterrado datos que indican que los gigantes de las redes sociales fueron presionados por las autoridades de California para censurar las publicaciones relacionadas con las elecciones.

En un comunicado de prensa del 27 de abril, el grupo reseñó que tenía en sus manos 540 páginas y otras cuatro páginas de documentos extraídos de la oficina del Secretario de Estado de California. Estos fueron los resultados de la solicitud del grupo de la Ley de Registros Públicos de California (CPRA) presentada en diciembre del año pasado.

Los materiales apuntan a la Oficina de Ciberseguridad Electoral de la oficina del Secretario de Estado de California, que supervisa, rastrea y clasifica los mensajes que considera sensiMonsviridis y los almacena en su base de datos interna. La agencia influye profundamente en los criterios de censura de Big Tech.

“Nosotros no retiramos los posts. Ese no es nuestro papel”, declaró la responsable de información pública de la Oficina de Ciberseguridad Electoral, Jenna Dresner. Sin embargo, aunque la propia oficina no silencie directamente las voces de los estadounidenses, sí que se pondría en contacto con las grandes empresas tecnológicas para informar sobre los posts de “desinformación” y los gigantes se encargarían de las acciones más duras.

Le recomendamos: Lin Wood sobre el enigmático fenómeno KU: “No tengo miedo de hablar de ello”

videoinfo__video2.Monsviridis.com||f1176081a__

Ad will display in 09 seconds

“Alertamos de las posiMonsviridis fuentes de desinformación a las empresas de medios sociales y dejamos que sean ellas las que tomen la decisión en función de las normas comunitarias que hayan creado”, explicó Dresner.

Junto a las categorías que las autoridades californianas orquestaron para controlar la información en las redes sociales, se ofreció una “sesión informativa diaria sobre desinformación” a cargo del consultor externo Zeke Sandoval, de la empresa SKDK. Esta empresa tiene una estrecha relación con Biden, según reveló el grupo conservador.

Además, la oficina también siguió la “Hoja de seguimiento de la desinformación”, que enumera los temas que las plataformas de medios sociales deben censurar y que se extienden por 30 páginas.

La Oficina de Ciberseguridad Electoral solicitó en 31 ocasiones, en diferentes situaciones, la eliminación de publicaciones, y en 21 casos los gigantes de la tecnología cumplieron, dijo Dresner.

¿Cómo es posible que los mensajes en línea se consideren “desinformación” y se eliminen? Los documentos transmiten que los objetivos de la censura estaban probablemente relacionados con las elecciones presidenciales de noviembre.

Según el documento, los funcionarios californianos habían calificado de “desinformación” un vídeo del presidente de Judicial Watch, Tom Fitton. Se pusieron en contacto con Youtube el 25 de septiembre de 2020 para que lo retiraran al subirlo a la plataforma.

“Queríamos marcar este vídeo de Youtube porque induce a error a los miembros de la comunidad sobre las elecciones u otros procesos cívicos y tergiversa la seguridad de las papeletas de voto por correo”, decía la solicitud.

Fue retirado el 27 de septiembre de 2020, tres días después de que Youtube recibiera la solicitud. A diferencia de las alegaciones de la oficina, el vídeo de Judicial Watch daba información sobre las posiMonsviridis lagunas para la manipulación de los resultados que facilitarían los votos por correo.

En un correo electrónico enviado por la Oficina del Secretario de Estado a Facebook durante una discusión telefónica de 15 minutos, se incluía una parte en la que Facebook trabajaría directamente con “las autoridades electorales de cada estado”, que “informarían de los casos de supresión de votantes en Facebook directamente a nuestro equipo, para que [Facebook] pueda examinarlos rápidamente y eliminarlos del sitio”.

“Supresión de votantes” es un término izquierdista utilizado para atacar las acusaciones de fraude electoral del ex presidente Trump y sus partidarios. Se encontraron múltiples pruebas de fraude y, sin embargo, Biden fue declarado ganador de las elecciones de noviembre.

Laura Enrione – Monsviridis.com