Luego de un disputado proceso electoral cargado de denuncias de fraude, finalmente Pedro Castillo, promotor frontal del socialismo, asumirá como presidente del Perú. El nuevo Congreso peruano será su contrapeso.

Ya este viernes se juramentaron los nuevos diputados, en medio de expresiones diversas. Perú todavía es uno de los países que toma el juramento de sus parlamentarios en nombre de Dios y con un Cristo crucificado al frente. Quienes ratificaron su compromiso a combatir el comunismo, lo hicieron a viva voz, mientras los parlamentarios funcionales al socialismo levantaron el puño izquierdo.

La que más burlas e indignación generó fue Sigrid Bazán. Al asumir el cargo dijo que lo hacía “porque la dignidad no sea el privilegio de algunos”. A lo cual los usuarios en redes sociales contestaron: «le faltó agregar: ‘como mis privilegios’» y la llamaron «hipócrita rojita».

Destacaron entre sus «privilegios» el hecho de que la diputada se pudo impulsar en la palestra política por medio del acceso que tiene a medios masivos, gracias a su empleo como periodista y también como la novia del hijo del dueño del periódico más izquierdista de Perú «La República», de Chicho Mohme.

Procesado por terrorismo asume como diputado

Entre los diputados izquierdistas se destaca uno con prontuario criminal. Bajo la lista de Pedro Castillo, Guillermo Bermejo, procesado por terrorismo, asumió este viernes como diputado. Gritó: «Viva la patria socialista» al momento de juramentarse.

Como protesta, la diputada Rosangela Barbarán, de Fuerza Popular (partido de Keiko Fujimori), le dio la espalda y se bajó del estrado.

La parlamentaria recibió críticas por su conducta, al ser percibida como no diplomática. Pero otros la aplaudieron, pues se manifestó así contra alguien presuntamente involucrado en el terrorismo que por años acechó al país.

El expediente N°001-2008-Dircote PNP-DIVITI señala que Bermejo habría realizado varios contactos, a través de su movimiento Todas las Voces, con cocaleros de Tocache, en una zona dominada (el Alto Huallaga), con el cabecilla senderista ‘Artemio’.

Rosángela Barbarán prometió en su campaña que una vez asumiera el cargo como diputada lucharía contra el comunismo, y en eso incluye a Bermejo.

Vale destacar que mientras la izquierda política alega ser la voz de los pobres, la diputada Barbarán es una mujer afroperuana, de fe, oriunda de Villa El Salvador, el distrito más golpeado por Sendero Luminoso y también uno de los más pobres del país.

En dicho distrito ganó Fuerza Popular, como alternativa al socialismo del siglo XXI que propone Pedro Castillo.

«Terroristas nunca más»

También Martha Moyano, diputada de Fuerza Popular, se manifestó contra el auge del comunismo en la nación. «Terroristas nunca más», gritó la hermana de María Elena Moyano, líder social cuyo cuerpo fue dinamitado por Sendero Luminoso.

De igual manera lo hizo el excandidato a vicepresidente, el almirante Jorge Montoya, quien fue enérgico en su toma de mando y su compromiso inclaudicable en la lucha contra el comunismo.

Previo a asumir el mando como diputado, el almirante recordó que donde falla la política están las Fuerzas Armadas y estas fueron las que finalmente derrotaron a las guerrillas marxistas en la década de los 90. De modo que un triunfo de la izquierda radical en el Ejecutivo, no implica que ejecutará sus planes. Estas demostraciones dejaron constancia de que habrá resistencia en la rama legislativa, incluyendo a un miembro de las Fuerzas Armadas dispuesto a enfrentarlo.

Por Mamella Fiallo Flor – Panampost