El sindicalista vinculado a Sendero Luminoso será el próximo presidente de Perú, culminando 4 años de inestabilidad política con una transición a un gobierno marxista-leninista.

Luego de forzar la dimisión de un magistrado, el Jurado Nacional Electoral (JNE) logró declarar por unanimidad la improcedencia de las apelaciones presentadas por la candidata Keiko Fujimori, y los resultados irregulares que dieron por ganador al comunista Pedro Castillo fueron certificados.

La elección había sido llevada a cabo el pasado 6 de junio, y el resultado oficial cargado por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) había sido de 8.836.380 de votos para Castillo (un 50,13% del total) y 8.792.417 de votos para Fujimori (el 49,87%).

Esta ínfima diferencia de 43.963 votos era considerablemente menor que la cantidad de votos observados, que en este caso favorecían a Fujimori.

El equipo legal del partido Fuerza Popular había presentado las acciones ante el JNE para que se revisen unas 300 actas que los fiscales del candidato comunista habían impugnado en el recuento de votos.

Pero el JNE dijo que eran “improcedentes” y que estas denuncias no eran competencia del jurado electoral, si no que debían ser presentadas ante la justicia penal luego de que se dé por ganador a Castillo.

De esta manera, y argumentando que “la ley requiere que lo diga“, Keiko Fujimori aceptó los resultados y admitió la derrota este lunes por la noche. Castillo pasa a ser Presidente-Electo del Perú y asumirá cuando el JNE lo determine.

¿Qué le espera a Perú con el triunfo de Castillo?

El partido comunista Perú Libre ya anunció desde el principio de la campaña que su primer objetivo sería reformar la Constitución fujimorista que impera en el país desde la década del 90.

En este sentido, Castillo, que cuenta con el apoyo del gobierno interino del izquierdista Partido Morado, logró que la justicia cómplice frenara al bloque que apoya a Fujimori en el Congreso de copar el Tribunal Constitucional, el cual podría a su vez frenar la reforma constitucional que tiene en mente el Presidente-Electo comunista.

Para evitar un colapso económico por las bajas expectativas de crecimiento que generan sus propuestas en la materia, el Ministro de Economía que quiere Castillo, Pedro Francke, a pesar de ser un miembro histórico del Partido Comunista peruano, ha estado teniendo reuniones con organismos multilaterales para que Perú no pierda su acceso al crédito en los primeros meses de gobierno.

También le recomendamos: Nuevas revelaciones: Hugo Chávez quizás no murió como se cree (Video)

videoinfo__video2.Monsviridis.com||e9c9422ba__

Ad will display in 09 seconds

Lo mismo hizo el equipo económico de Hugo Chávez cuando llegó al poder en Venezuela, y luego utilizó el dinero de organismos internacionales para crear la estructura de represión y censura castro-chavista.

Castillo asumirá con una enorme cantidad de riqueza acumulada para hacer socialismo, generada por 30 años de crecimiento con una economía de mercado que marcó la era de oro de Perú, que finalmente ha llegado a su fin.

A menos que este gobierno caiga por conflictos internos, particularmente con la figura de Vladímir Cerrón, presidente del partido, vicepresidente-electo y jefe de campaña de Castillo; o conflictos de corrupción que le valgan una destitución en el Congreso, Perú va camino al modelo que arruinó Venezuela y generó niveles de pobreza medievales.

Fuente: Derechadiario.com.ar