La noticia la dieron medios cubanos y el líder del gobierno Vladimir Cerrón por su cuenta de Twitter.

El viernes 6 de agosto, los peruanos amanecieron con una información publicada por el diario cubano Granma que decía que el gobierno comunista de Pedro Castillo abandonaba el Grupo de Lima, la organización internacional de países americanos unidos en contra del chavismo y el Foro de Sao Paulo.

La noticia tuvo un impacto especialmente duro en Perú, país donde se fundó el grupo y cuya capital le dio el nombre. Un 8 de agosto del 2017, el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski acordó con el ex presidente Donald Trump para crear un grupo de presión contra las dictaduras chavistas en Venezuela y castrista en Cuba.

Finalmente tuvo la firma de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Canadá, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú. Fue formado para solucionar el problema humanitario de Venezuela y el apoyo a la oposición venezolana. Sin embargo, el grupo, bajo el liderazgo de Temer y Macri, se mostró contrario a alguna acción real en contra de la dictadura venezolana, cuando Trump deslizó alguna posible intervención militar.

Finalmente terminó perdiendo toda su fuerza tras los triunfos de López Obrador en México, Alberto Fernández en Argentina, Luis Arce en Bolivia y Pedro Castillo en Perú.

La salida de Perú y golpe de gracia al grupo fue obra del flamante canciller peruano, el escritor, sociólogo, y ex guerrillero terrorista Héctor Béjar Rivera.

El diario cubano Granma, vocero de la dictadura castrista, publicó una noticia desconocida para los peruanos hasta entonces. Granma informaba que: “El nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Héctor Béjar, anunció el retiro de su país del Grupo de Lima debido a la política exterior no injerencista que será implementada por el presidente Pedro Castillo”.

Hasta la fecha las autoridades peruanas no han confirmado ni negado la noticia, pero varios medios internacionales han replicado la noticia y en el Grupo de Lima ya dan por hecho la salida de Perú. El secretismo y los cambios intempestivos han marcado el inicio del nuevo gobierno comunista.

Si bien el gobierno no ha confirmado la noticia que favorece a las dictaduras iberoamericanas, el líder del partido de gobierno sí lo ha hecho. Vladimir Cerrón, líder de Perú Libre, es señalado por toda la opinión pública como el real presidente del Perú, pues a él se le atribuye la imposición de la mayoría de los ministros y cargos relacionados a presidencia.

Cerrón en su tuit dijo “Perú no será más parte del #GrupoDeLima, grupo de palomillas como los llamé en Caracas, que en realidad son el #GrupoDeWashington, un grupo que expresa el neocolonialismo contemporáneo. ¡América Latina tiene que ser libre y soberana!”

A inicios de la década del ’60, Béjar recibió formación en Cuba, y a su regreso al Perú se unió al MIR, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria. Posteriormente fundó el ELN, el Ejército de Liberación Nacional del Perú, hasta que fue capturado por el gobierno por sus actividad subversiva.

Sin embargo, poco tiempo después, fue indultado por el dictador comunista, el general Juan Velasco Alvarado, y designado como funcionario en el SINAMOS, Sistema Nacional para la Movilización Social.

También le recomendamos: Lo que no te contaron de la megafiesta de Obama (Video)

videoinfo__video2.Monsviridis.com||372cef2b7__

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD Monsviridis.com: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Las primeras voces que reaccionaron en contra del nuevo canciller fueron las familias de sus víctimas. En las redes sociales comenzaron a surgir tuits en los que se mostraban recortes de periódicos de los años 60s en los que se narran los asesinatos perpetrados por Béjar.

La reconocida psicóloga clínica Giulia Sammarcos Carrillo acusa al actual canciller por el asesinato de sus familiares; así mismo Dino Castillo, sobrino del actual arzobispo de Lima, quien lo acusa por el asesinato de su tío. Las denuncias de homicidio son de cuando Béjar lideraba el ELN. El mismo canciller ha reconocido autoría de múltiples muertes en su obra, “Perú 1965”, donde relata su experiencia guerrillera. Justamente en esa obra se reconoce el “ajusticiamiento” de la hacienda Carrillo, en la que se encontraban los familiares de Giulia Sammarcos.

Aparte de un pasado manchado de sangre, el Canciller ha tenido declaraciones en las que se mostraba favorable a la amnistía del líder terrorista de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reinoso.

No solo ellos, también se niega a condenar las dictaduras cubana o venezolana y, por el contrario, critica el inexistente bloqueo que supuestamente sufren ambos países. Pero al contrario que estos países, en sus discursos y sus obras se muestra totalmente favorable al progresismo y se pronuncia a favor de la ideología de género, el feminismo, la paridad, el ambientalismo, etc. Y por supuesto, se muestra muy favorable al Tratado de Escazú.

Por Miguel Morocho Yucra para Derechadiario.com.ar