El director del Instituto Interamericano por la Democracia, Carlos Sánchez Berzain dijo en una entrevista que el presidente peruano podría enfrentar “una vacancia en un futuro cercano”. En la misma línea, Steven Levitsky, director del Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard, alerta que Castillo podría sufrir “hasta un golpe”

La estadía del izquierdista Pedro Castillo en la Casa de Pizarro como presidente de Perú podría corta. Los pronósticos políticos que apuntan en esta dirección se multiplican ante la fragilidad de su figura como mandatario, la debilidad de su partido Perú Libre en el Congreso de la República y la influencia del ideario comunista a través de Evo Morales.

“No llega a los 100 días”, vaticina el director del Instituto Interamericano por la Democracia, Carlos Sánchez Berzain, con relación al tiempo en el gobierno de Pedro Castillo, en entrevista con La República, quien además asegura que “es muy factible una vacancia presidencial en un futuro cercano”.

Su pronóstico surge del hecho de que “hay una presidencia absolutamente débil” que “en vez de resolver la crisis tras las elecciones, se ha aunado a la crisis” porque “Castillo está tratando de tomar la presidencia, pero no tiene el poder en el Perú, no tiene ni siquiera el control del Poder Ejecutivo, y no tiene obviamente ninguna de las otras ramas del Estado que están en su contra”.

Esa falta de apoyo que alega Berzain tiene como evidencia reciente las dos derrotas del partido de Castillo en el Congreso, donde en tan solo 15 días, su bancada de Perú Libre sufrió dos derrotas al perder la elección de la Mesa Directiva –la presidencia del pleno– y al no lograr consensos en la repartición de las presidencias de las comisiones, quedando en manos de Fuerza Popular, la tolda de Keiko Fujimori, la responsabilidad de las comisiones de Fiscalización y Constitución, mientras que Alianza para el Progreso –también adversario– se queda con Presupuesto.

Le recomendamos: Britney Spears se declara CATÓLICA, pero luego hace algo INESPERADO

videoinfo__video2.Monsviridis.com||3256bfe19__

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD Monsviridis.com: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Mensaje claro

El resultado en la plenaria es un mensaje directo para Castillo. Para El Comercio es “una respuesta a la mala conformación del Gabinete y un anticipo de lo que se podría venir si no rectifica”.

Y lo que se avecina es gris, considerando que los fujimoristas Alejandro Aguinaga y Patricia Juárez estarán al frente de Fiscalización y Constitución, con la potestad para investigar a su gobierno y demorar su plan de convocar a una asamblea constituyente.

Que esto haya ocurrido demostró “falta de experiencia y de capacidad para generar espacios de consenso”. Pese a que “esta acción podría ser entendida como un desproporcional acuerdo de las mayorías, pone cuesta arriba la viabilidad de las propuestas planteadas por el presidente en su discurso del 28 de julio, advierte el medio limeño.

Steven Levitsky, director del Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Harvard y coautor del libro Cómo mueren las democracias (2018), considera que si Castillo insiste con la renovación de la Carta Magna provocaría “hasta un golpe” porque “debe reconocer que no resultó electo debido a sus ideas radicales, sino a pesar de ellas. Los peruanos lo consideraron el menor de dos males. Para gobernar, debe construir puentes con las fuerzas centristas y de la centroizquierda. Si no lo hace, su presidencia (y la democracia de Perú) estará en peligro”, afirma el politólogo estadounidense.

Quizá por ello amaneció en reuniones con la cúpula del Congreso, pero su titular, María del Carmen Alva, rechazó saludarlo.

El más frágil de la izquierda

“Estaré un poco sorprendido si llega a 2026”, señala Levitsky sobre el periodo de Castillo, porque “no tiene experiencia. No tiene equipo. Su partido es débil, y el líder de su partido, Vladimir Cerrón, es tóxico. Es probable que haya conflicto y quizás división dentro de la coalición de gobierno. Castillo no tiene mayoría en el Congreso, tiene al empresariado y casi todos los medios en su contra, y tiene pocos amigos en el Estado, el Poder Judicial, y las Fuerzas Armadas. Además de que está lejos de la aprobación con la que Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales lanzaron sus proyectos bolivarianos”.

Todo ello, en términos de poder, vuelve a Castillo más parecido a Manuel Zelaya y Fernando Lugo que a la mencionada trilogía de socialistas de la región, como consecuencia, además, de su limitada capacidad de movilización porque “Perú Libre no es el Movimiento al Socialismo (partido de Evo Morales)”.

El problema en el escenario es que “Castillo y Perú Libre no son solamente chavistas sino pro (Nicolás) Maduro y son muy poco tolerantes con las instituciones independientes y le pueden hacer mucho daño a la democracia”.

Bajo la mirada del experto, Pedro Castillo tiene las posibilidades para desligarse de Vladimir Cerrón, el fundador del partido oficialista Perú Libre, argumentando que “no será muy difícil romper con Cerrón, si eso es lo que Castillo decide. Es mucho más popular que Cerrón. ¿Qué tiene Cerrón? Un partido pequeño y hartos problemas judiciales”. Pero con sus primeras decisiones, Pedro Castillo ha demostrado que navega en la dirección equivocada.

Gabriela Moreno – Panampost.com