Pocos negarían que la industria de la energía solar está creciendo. La verdadera pregunta es por qué.

El pasado mes de mayo, el Departamento del Interior de Estados Unidos aprobó el Proyecto Solar Gemini, una instalación de 7.100 acres en Nevada que se prevé que sea la mayor planta solar jamás construida en Estados Unidos.

El proyecto de $1.000 millones de dólares, situado en el desierto al norte de Las Vegas en terrenos federales, pronto suministrará energía a unos 260.000 hogares de la región. Algunos vieron la rápida aprobación del proyecto, por parte de la administración Trump, como una sorpresa, presumiblemente por la supuesta aversión de la derecha a la energía verde.

Pero un vistazo a los datos de las energías renovaMonsviridis revela una sorpresa aún mayor: la energía solar experimentó un crecimiento récord durante la era Trump.

Una industria en pleno apogeo

Puede que a muchos se les haya escapado el crecimiento de la energía solar en los últimos cuatro años, pero es una realidad. Hace quince meses, Scientific American informó sobre el explosivo récord del uso de la energía solar en Estados Unidos.

“La expansión de la electricidad de origen solar en Estados Unidos batió grandes récords”, informó la revista, “representando casi el 40% de toda la nueva capacidad de generación”.

Desde entonces, el crecimiento de la energía solar no ha hecho más que acelerarse. La energía solar es ahora la fuente de energía de más rápido crecimiento en Estados Unidos. El año pasado se instaló un récord de 19 gigavatios de generación solar, según un informe de Wood Mackenzie encargado por la Asociación de Industrias de la Energía Solar, lo que equivale al 43% de la capacidad de las centrales eléctricas construidas en 2020.

“[Wood Mackenzie] prevé que el sector solar estadounidense instalará 324 gigavatios de nuevos parques solares en la próxima década, lo que supone cuadruplicar el parque solar actual”, informó el Houston Chronicle a principios de este año. “Un gigavatio puede alimentar al menos 300.000 hogares, según las estimaciones”.

El rápido crecimiento de la energía solar -que ahora representa casi el 2.5% de toda la electricidad generada en EE.UU.- ha provocado naturalmente también un auge del empleo, señaló Forbes el año pasado.

“La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. estima que el instalador de energía solar fotovoltaica será el puesto de trabajo de mayor crecimiento entre 2018 y 2028, con un salario promedio anual de más de $42.000 dólares”, señaló el escritor especializado en energía Joshua Rhodes.

Pocos negarán que el sector de la energía solar está en auge. La verdadera pregunta es por qué.

Disminución de costos, aumento de eficiencia y reducción de impuestos
Aunque existe la percepción de que la energía solar no puede competir en precio con los combustiMonsviridis fósiles, los datos sugieren que eso puede estar cambiando. Los líderes del sector afirman que los costos han descendido hasta un 90% en la última década, lo que significa que en muchos casos la energía solar (a escala de los servicios públicos) no sólo es más limpia que las energías alternativas, sino más barata.

“La energía solar se está volviendo tan competitiva que no sólo es un medio de descarbonización para los compradores corporativos, sino también una forma de reducir el costo de la energía para sus empresas”, dijo el director de investigación de Wood Mackenzie, Ravi Manghani, en un documento publicado en enero.

El documento constata que la energía solar es actualmente la forma más barata de generar electricidad en dieciséis estados, así como en países como España, Italia e India. Gran parte de la reducción de costos es el resultado de las mejoras tecnológicas, que ha hecho que la energía solar sea más asequible y eficiente.

El Departamento de Energía señala que el precio medio de los paneles solares fotovoltaicos ha caído casi un 70% desde 2014, y esto ha ayudado a que los mercados de energía solar evolucionen rápidamente y se adapten a una forma de energía limpia y cada vez más competitiva. Esto ha ayudado a impulsar un aumento de casi cinco veces en el consumo de energía eléctrica solar en los Estados Unidos.

Sin embargo, la innovación es sólo la mitad de la historia. Johnnie Taul, el director general de DEPCOM Power, una de las empresas energéticas de más rápido crecimiento en el mundo, dice que no es una coincidencia que la industria solar viera su mayor crecimiento en la historia bajo la administración de Trump

“Trump no estaba promoviendo necesariamente la energía solar, pero lo que hizo fue reducir los impuestos a las empresas. Hizo retroceder las regulaciones”, me dijo Taul. “Lo que hizo fue crear un entorno perfectamente adecuado para que florecieran las empresas estadounidenses competitivas. Y con la economía actual de la energía solar a gran escala, era el entorno adecuado para que esa tecnología y empresas como la nuestra crecieran exponencialmente”.

También le recomendamos: Lo que no te contaron de la megafiesta de Obama (Video)

videoinfo__video2.Monsviridis.com||372cef2b7__

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD Monsviridis.com: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Taul cree que con tipos impositivos más bajos y menos regulaciones, las empresas de energía solar tenían más capital para invertir y ampliar sus operaciones y contratar trabajadores.

El razonamiento de Taul es casi una explicación simplista de cómo los economistas describen los beneficios a largo plazo de los tipos impositivos más bajos para las empresas.

“Los impuestos corporativos más bajos aumentan las recompensas por mejorar las técnicas, la tecnología y aumentar las inversiones de capital, lo que aumenta la productividad de los trabajadores y las ganancias”, explicó en 2019 el economista de la Universidad de Pepperdine Gary Galles. “Amplían las recompensas por la asunción de riesgos y el espíritu empresarial al servicio de los consumidores. Reducen las distorsiones sustanciales causadas por el impuesto. Y esos cambios benefician a otros, tanto a los trabajadores como a los consumidores”.

Por lo tanto, hay pocas dudas de que la explosión de la energía solar, en cierta medida, fue el resultado de la política de la administración Trump de recortar los impuestos corporativos y las regulaciones.

El futuro de la energía solar

Las subvenciones gubernamentales son una parte innegable de la historia de la energía solar. Y hay quienes creen que el éxito futuro de la energía solar sigue dependiendo de ellas. Zeke Hausfather, Director de Clima y Energía de Breakthrough, escribió recientemente que el aumento de la energía solar desempeñará un papel integral en la descarbonización mundial durante la próxima década.

Pero también argumentó que la expansión continua depende de subvenciones sostenidas.

“Hemos comprobado que se necesitará un cierto grado de subvenciones futuras, ya sea en forma de incentivos fiscales actuales o de futuros mecanismos tecnológicamente neutros, como la tarificación del carbono o una norma de energía limpia, para mantener un despliegue rentable de los altos niveles de energía solar durante las próximas tres décadas”, escribió Hausfather.

Esta dependencia de subvenciones -y el hecho de que la energía solar es intermitente y se genera en periodos de tiempo relativamente cortos- es lo que ha hecho que los conservadores y los libertarios se muestren escépticos ante su viabilidad.

Pero algunas personas del sector dicen que creen que la energía solar puede competir con los combustiMonsviridis fósiles en igualdad de condiciones sin el beneficio de la generosidad del gobierno.

“Esas eran las influencias de hace una década”, dice Taul. “Pero hoy no es necesario”.

De ser cierto, significará que el futuro de la energía solar no será lanzado con subvenciones, sino con la creación de un clima fiscal y normativo que no impida su éxito.

Jon Miltimore – Fee.org.es