Redacción MonsviridisUna Iglesia Evangélica Luterana de América (ELCA) en San Francisco, se ha convertido en la primera en presentar a una mujer transgénero como obispo. La mujer biológica de 41 años, conocida como Megan Rohrer, fue presentada el sábado 11 de septiembre ante la presencia de otros 65 obispos y más de 150 pastores.

La ELCA presentó a su obispo, abiertamente transgénero, quien además está casada con otra mujer, Laurel, con dos hijos de un matrimonio anterior, reportó el Daily Wire.

Después de que su obispo actual anunció su retiro, Rohrer fue elegido en mayo para servir un término de seis años con el Sínodo de Sierra Pacific con sede en Sacramento, que incluye casi 200 congregaciones en California y Nevada.

Rohrer fue elegido para servir como obispo con 209 votos durante una asamblea del sínodo, derrotando por poco al reverendo Jeff R. Johnson de Berkeley, California, quien recibió 207 votos.

La nominación despertó grandes críticas entre los sectores cristianos más tradicionales, quienes entendieron la decisión como un atentado a las sagradas enseñanzas bíblicas. 

Roher de 41 años, es una pastora luterana y reconocida miembro de la comunidad LGBT, gracias a su activismo. Además de su reciente y controvertido nombramiento, participó como invitada en la serie “Queer Eye” de Netflix. 

Según el San Francisco Chronicle, Rohrer “se desempeñó como pastor en la Iglesia Evangélica Luterana Grace en el vecindario de Parkside y como capellán del Departamento de Policía de San Francisco antes de ser elegido para un mandato de obispo de seis años en mayo de 2021. 

“Asumo este rol porque una comunidad diversa de luteranos en el norte de California y Nevada votó con oración y consideración para hacer algo histórico”, dijo Rohrer en un comunicado. “Mi nombramiento demuestra todo lo que es posible cuando confiamos en que Dios nos guiará hacia adelante”.

The Chronicle informó que durante la ceremonia de casi dos horas se incluyeron mensajes, oraciones, música y lecturas bíblicas elegidas por Rohrer.

También estuvo en la ceremonia el reconocido pastor homosexual Noah Hepler, quien también apareció en el programa “Queer Eye” de Netflix. 

“Estoy casi sin palabras”, dijo Hepler a The Chronicle. “Todos crecimos en una época en la que la iglesia decía que no, y ahora tenemos obispos que son LGBTQ. Es un momento maravilloso para estar en la iglesia”.

Ya desde la universidad Rohrer se propuso ‘cambiar’ las reglas de la institución religiosa por lo que ella consideraba que estaba bien. En pareja con otra mujer con dos hijos de otro matrimonio, se convirtió en pastora de una iglesia de extrema izquierda de San Francisco conocida como Iglesia Luterana Grace, de acuerdo a lo informado por Life Site News.

En los videos del sitio web de su iglesia, se pueden apreciar sus controvertidos sermones, en los que suele apuntar a no confesar comportamientos individuales y sí confesar comportamientos colectivos que supuestamente llevaron a estropear el país. Su tendencia progresista es más que evidente, así como su búsqueda por justificar o no cuestionar cualquier mal comportamiento individual.

Aunque para el Luteranismo las enseñanzas de la Biblia son únicas y sagradas e incluso la ordenación pastoral es en principio estrictamente masculina, algunos sectores de las Iglesias luteranas se han empezado a inclinar hacia el progresismo, desviándose y aceptando reformas a través de la teología liberal.

El sitio web exposingtheelca.com expone al ELCA y enumera los puntos en los que esta organización se ha alejado de la fe tradicional cristiana. Entre las mayores críticas se encuentra el uso constante de lenguaje inadecuado entre el clero, la homosexualidad, la aprobación del aborto y el pago de cirugías de ‘cambio de sexo’ de los empleados.

Andrés Vacca – Monsviridis.com