Es evidente el desorden en las filas del partido Voluntad Popular –la tolda política Guaidó–, que expone las ansias de competencia entre sus políticos ante el avance del calendario electoral, pese a que aún no hay una decisión de la coalición opositora sobre la participación en la nueva farsa electoral

Las contradicciones políticas en Venezuela no cesan. Tampoco los intereses personales de políticos mezquinos que por su afán de conseguir una pequeña parcela de poder ayudan a sostener la dictadura. Las elecciones convocadas por el régimen para renovar las autoridades de las 23 entidades federales y los 335 municipios del país constituyen el escenario ideal para el oportunismo. Aunque aún no comienzan las negociaciones en México entre el chavismo y la oposición dirigida por Juan Guaidó,  en las que se definirá si los partidos opositores se prestarán para la nueva farsa electoral y, en dado caso, se establecerán las condiciones para esta jornada, ya algunos dirigentes interesados en participar están en campaña en sus regiones.

Es evidente el desorden en las filas del partido Voluntad Popular (VP) –la tolda política Guaidó–, que expone las ansias de competencia entre sus políticos ante el avance del calendario electoral que desde este 9 de agosto y hasta el próximo 29 de agosto recibirá las postulaciones de las organizaciones que inscribirán candidatos.

Pero sus pasos de “rescate de los espacios” –como llaman a sus campañas en terreno y en redes sociales– también avivan las probabilidades de que ya exista un acuerdo previo entre las partes que los incentiva a desplegarse sin esperar el desenlace de la cita en tierra azteca o que su promoción forme parte de un desacato a la directriz del «Acuerdo de Salvación Nacional» de Guaidó, que platea la convocatoria de elecciones libres, el ingreso de vacunas y ayuda humanitaria, la liberación de los presos políticos y garantías democráticas a cambio de interceder ante la comunidad internacional para que se levanten las sanciones impuestas al régimen –entre otras causas– por corrupción y violación de derechos humanos.

Le recomendamos: Se FILTRÓ quién es el nuevo LOBBISTA de Huawei… Una pista: es demócrata

videoinfo__video2.Monsviridis.com||7eaf4d862__

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD Monsviridis.com: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Desplegados con prisa

Francisco Sucre (diputado – VP), en el estado Bolívar, divulga actos de juramentación de activistas municipales para la contienda. En las mismas está Luis Stefanelli (diputado – VP), en el estado Falcón, y Piero Maroun (diputado – AD), en Monagas. Sus redes sociales están minadas de campaña cuando el tiempo reglamentario para ello comienza el 28 de octubre y la coalición opositora no ha anunciado su participación en estos comicios.

No  es oposición

“El futuro vuelve a Lara” con una “unidad verdadera”, afirma Henri Falcón, candidato a la gobernación por Avanzada Progresista, que suma el respaldo de la Alianza Democrática, dando cuenta del interés de participación más allá de lo que concluya el G4 (coalición conformada por Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Primero Justicia).

Aunque vale recordar que la militancia de Henri Falcón y su partido en la acera opositora es muy cuestionada, pues en 2018 se prestó para convalidar el fraude electoral en el que Nicolás Maduro se declaró reelecto, presentándose como el supuesto candidato opositor cuando el grueso de la oposición decidió no participar en estos comicios por considerar que no estaban dadas las condiciones.

Los intereses del régimen

En el chavismo hay expectativas sobre las conversaciones en México. Sobre todo porque desde Miraflores se imponen todas las condiciones y necesitan dar la apariencia de democracia para lograr el levantamiento de las sanciones. Para Nicolás Maduro “está todo por decir”.

Pero no está demás recordar las cuatro mesas de negociación durante el mandato de Hugo Chávez y las cinco que van desde que Maduro llegó al poder sin arrojar resultados. Al menos no para la oposición y el país. El chavismo ha sido el único beneficiado con estas negociaciones, pues le han permitido ganar tiempo y presentar al mundo una fachada democrática.

Ya hay un “documento redactado” para la nueva cita. Eso vocifera Maduro, quien asegura además que “en este momento está debatiéndose una agenda donde hay siete títulos y en los próximos días se anunciará la fecha y el lugar de la reunión”.

Cuenta “con todo el apoyo de México para estos diálogos de paz con la oposición”, pero advierte con ironía que su “conjunto de demandas y exigencias” las mantiene “firmemente”, entre ellas, el levantamiento inmediato de todas “las acciones criminales contra la economía y la sociedad venezolana”, refiriéndose a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Entonces, ¿qué ganará la oposición? Muy poco. Todo indica que muchos se conforman con una gobernación o una alcaldía mientras siguen cohabitando con el régimen y siendo cómplices de la dictadura.

Gabriela Moreno – Panampost.com