Redacción MonsviridisCuatro médicos fueron encarcelados en China tras comprobarse la extracción forzada de órganos de una paciente sobre una ambulancia. Según denunció Wang Zhiyuan, el presidente de una asociación no gubernamental que denuncia este tipo de atrocidades, el Partido Comunista Chino (PCCh) es el verdadero responsable de semejante atrocidad y solo estaría utilizando el caso como propaganda falsa, para imponer la idea que están combatiendo la sustracción de órganos cuando en verdad es un negocio que llevan a cabo desde hace varios años y manejan a la perfección.

Según los informes reportados por el portal FalunInfo.net, cuatro médicos del este de China fueron condenados a prisión por extraer órganos ilegalmente de una paciente llamada Li Peng en una ambulancia sin licencia.

Pero los cuatro médicos luego apelaron sus sentencias, argumentando que lo que hicieron fue un deber “respaldado por el estado”, ya que simplemente estaban siguiendo las órdenes de los supervisores del hospital.

Según los medios de comunicación de propaganda comunista del PCCh, el hígado de Li terminó en un hospital militar en Beijing donde fue trasplantado al cuerpo de otra persona, y sus riñones fueron a un hospital en la vecina Tianjin con el mismo propósito.

Curiosamente, ambos hospitales han sido identificados por una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos como presuntos centros de extracción forzada de órganos de presos políticos vivos, entre los que se destacan los practicantes de la disciplina Falun Gong o Falun Dafa.

Falun Gong es una disciplina espiritual, cuyos practicantes han sido objeto de persecución por parte del régimen chino desde 1999. Según las denuncias millones de practicantes han sido encarcelados en campos de trabajo forzado, pabellones psiquiátricos y otras instalaciones.

Le recomendamos: Lo que ESTÁ PASANDO y los otros MEDIOS NO TE CUENTAN

videoinfo__video2.Monsviridis.com||530591b72__

Ad will display in 09 seconds

En la década de 2000, investigaciones contundentes concluyeron que el régimen comunista chino estaba matando sistemáticamente a practicantes de Falun Gong detenidos para extraer forzadamente sus órganos y usarlos en el comercio ilegal de trasplantes.

La sustracción de órganos de Li Peng por la que fueron detenidos los cuatro médicos, no fue realizada directamente en un centro estatal y el PCCh habría aprovechado esa situación para exponer el caso en los medios de comunicación y de ese modo promover la idea que el estado no está de acuerdo con esas prácticas, tal como lo denunció Wang Zhiyuan, presidente de la Coalición para investigar la persecución a Falun Gong (WOIPFG por sus siglas en inglés).

Según el informe de Falun Info, “El caso fue hecho público por los medios estatales y no censurado, lo que indica que el régimen chino estaba tratando de usar la historia para desviar la atención de su práctica sancionada por el estado de sustracción forzada de órganos”.

Un mes atrás, la WOIPFG publicó un informe sobre una investigación llevada a cabo en el Hospital Popular de Jiangsu. En la que se publica que en noviembre de 2018, un médico del hospital al ser consultado acepto poseer órganos para trasplante de seguidores de Falun Gong al responder una consulta telefónica por parte del investigador de de WOIPFG que se hizo pasar por un funcionario del Partido Comunista Chino (PCCh). El médico también dijo que se podría arreglar una cirugía de trasplante de hígado en menos de dos semanas.

El informe incluye varias investigaciones del estilo que dan certeza que al día de hoy aún continúa una injusta y brutal persecución contra los practicantes de la disciplina Falun Gong y un perverso negocio llevado a cabo por el PCCh basado en la venta ilegal de órganos sustraídos forzadamente del cuerpo de los practicantes.

Andrés Vacca– Monsviridis.com