Cuál es la primera imagen que te viene a la cabeza cuando oye la palabra “capitalismo”? Para mucha gente, probablemente tenga algo que ver con el dinero o los centros comerciales o los montones de cosas. De hecho, parece haber un consenso generalizado de que el capitalismo consiste en adquirir posesiones materiales. Damos por sentado que el sistema está diseñado para fomentar una búsqueda incesante de lo más grande, lo mejor y más.

Pero aunque esta imagen del capitalismo es ciertamente popular, creo que debe ser cuestionada. El consumo desempeña ciertamente un papel en la economía, pero eso no significa que el materialismo sea el epítome del libre mercado.

En todo caso, la acumulación gratuita de posesiones es desalentada por los mismos mecanismos que hacen funcionar el sistema.

El mecanismo de los precios

Supongamos que estás explorando un centro comercial con unos amigos en busca de un nuevo abrigo de invierno. Después de mirar las vitrinas, ves un abrigo muy bonito en tu tienda favorita y decides probártelo. Te queda perfecto. Además, el diseño está de moda y el color combina con tu vestuario. Pero justo cuando empiezas a ilusionarte, miras la etiqueta del precio. Son $500 dólares. Desanimada por el elevado precio, vuelves a dejar el abrigo en el perchero y te propones buscar uno más barato en otra tienda.

Ahora bien, puede ser tentador culpar del alto precio a la codicia de las empresas, pero esto es sencillamente errado. En un mercado libre, los precios vienen determinados por la oferta y la demanda. Si los abrigos de alta calidad se vuelven más abundantes, los precios bajarán hasta que la cantidad ofrecida sea igual a la demanda (esto se conoce como el punto en el que el mercado se liquida, de ahí el término “liquidación”). Del mismo modo, si los abrigos se vuelven más escasos, los precios subirán hasta que se establezca de nuevo el equilibrio. Así, los precios se ajustan constantemente para reflejar la escasez relativa de recursos en la economía.

Pero además de darnos información sobre la escasez, otra característica clave de los precios es que modifican nuestros hábitos de consumo. Por ejemplo, piense en cómo compra la gasolina para su carro. Cuando la gasolina es abundante, el precio es más bajo, y el resultado es que se consume más. Del mismo modo, cuando la gasolina es más escasa, el precio sube y se consume menos.

En efecto, los precios facilitan una coordinación del uso de los recursos en todo el mercado. Más concretamente, nos dan un incentivo para economizar recursos en función de su escasez relativa.

Teniendo esto en cuenta, volvamos al abrigo de invierno. Cuando optaste por no comprar el abrigo caro, estabas respondiendo a un indicador de precios creado por el mercado. Fue el capitalismo, por decirlo claramente, el que desalentó tu consumo. Incluso si luego compras un abrigo más barato, el hecho de que sea más barato significa que se han necesitado menos recursos para fabricarlo, lo que significa que técnicamente has “consumido” menos. De hecho, cada vez que optas por un producto más barato, el mecanismo de los precios te está guiando para que reduzcas tu consumo.

Así que cuando algo tiene un precio elevado, no es porque el vendedor sea especialmente codicioso. Es simplemente porque el recurso es especialmente escaso. Y a la luz de esa escasez, el mercado te invita a consumir menos.

La acumulación de capital

Otra forma en que el capitalismo desalienta el consumo excesivo es ofreciendo oportunidades de ganar dinero ahorrando e invirtiendo. Piénsalo así. Cada vez que recibes un sueldo, tienes que dividir el dinero en dos categorías, consumo y ahorro. Dado que el dinero es finito, existe una compensación inherente. Cuanto más gastes en productos y servicios, menos podrás ahorrar e invertir. Cuanto más se ahorra y se invierte, menos se puede gastar en consumo.

Partiendo de esta dicotomía, hay dos tipos de cosas que puedes acumular. Si eliges gastar la mayor parte de tu dinero, puedes acumular carros, ropa, juguetes, electrodomésticos o aparatos, que se conocen como bienes de consumo. Sin embargo, si optas por ahorrar e invertir la mayor parte de su dinero, puedes acumular activos como acciones o bonos, denominados colectivamente capital. Las empresas en las que inviertes utilizarán el dinero para adquirir herramientas, maquinaria y edificios, que se conocen como bienes de capital. A diferencia de los bienes de consumo, los bienes de capital se utilizan para crear nuevos recursos, lo que impulsa la economía. Y como los bienes de capital contribuyen a la economía, los propietarios (es decir, los inversores) son compensados con beneficios correspondientes a la cantidad que han aportado.

Ahora bien, esta es la cuestión. El capitalismo, como su nombre indica, tiene como objetivo principal la acumulación de capital. Pero, en particular, la forma de acumular capital es ahorrando e invirtiendo, es decir, renunciando al consumo.

Por lo tanto, al promover la acumulación de riqueza, el capitalismo necesariamente desalienta el consumo de riqueza. Mientras que el consumismo nos haría gastar los recursos, el capitalismo está diseñado específicamente para conservar y crear recursos. Por lo tanto, un verdadero capitalista resiste el impulso de ir de compras, porque entiende que gastar dinero en bienes de consumo obstaculiza su capacidad de acumular tanto capital como sea posible.

Cómo los gobiernos fomentan el consumismo

Entonces, si el capitalismo fomenta el ahorro y desalienta el consumo, ¿por qué seguimos consumiendo tanto? Bueno, en parte es porque a la gente le gusta tener posesiones materiales, tal vez porque les da una sensación de estatus o comodidad. También puede ser que la gente no tenga suficientes conocimientos financieros para entender la importancia de ahorrar dinero y de vivir dentro de sus posibilidades. Pero los gobiernos también desempeñan un papel importante en esta tendencia, principalmente al socavar los incentivos basados en el mercado de los que hablamos anteriormente.

Por ejemplo, pensemos en el mecanismo de precios que impedía a la gente consumir cantidades excesivas de recursos. Aunque un buen economista reconocerá que los precios altos ponen un importante freno al consumo, muchos consumidores ven los altos precios como un problema y ven al gobierno como la solución. Así, cuando la presión política es lo suficientemente fuerte, los gobiernos interfieren inevitablemente, a menudo externalizando una parte del costo a los contribuyentes. Entonces, como el costo es menor para el consumidor, la gente compra más el producto.

Por ejemplo, si el gobierno prometiera bajar el precio de ese abrigo de invierno de $500 a $400 dólares, haciendo que los contribuyentes paguen la diferencia, la gente compraría más de esos abrigos. Sin embargo, no es que cada abrigo individual requiera menos recursos para producirse. Lo único que ocurre es que se destinan más recursos de la sociedad a los abrigos de invierno de lujo y, por tanto, se destinan menos recursos a otras cosas, como la inversión de capital.

En la vida real, esta práctica adopta muchas formas. A veces, se parece a los créditos fiscales para los vehículos eléctricos de lujo o los techos solares. En otros casos, adopta la forma de subvenciones y ayudas gubernamentales para lujosas titulaciones postsecundarias. Pero si lo pensamos bien, la voracidad que se desprende de estas intervenciones no debería ser tan sorprendente. La gente siempre estará dispuesta a derrochar cuando no tenga que pagar el costo total de su capricho.

Además de socavar el mecanismo de los precios, los gobiernos también fomentan el consumismo castigando a los ahorradores e inversores. De la misma manera que los impuestos sobre los cigarrillos hacen que la gente compre menos cigarrillos, los impuestos sobre el ahorro, como los impuestos sobre las ganancias de capital, los impuestos sobre las herencias y la inflación, hacen que la gente ahorre menos, lo que lleva a tasas de consumo relativamente más altas.

Por supuesto, esto no quiere decir que el capitalismo conduzca a un menor consumo en general. La mayor productividad que posibilitan la propiedad privada y el libre comercio nos permite consumir más de lo que lo haríamos de otro modo y así es como mejoramos nuestro nivel de vida. Así que el capitalismo no está en contra del consumo como tal. Más bien, amplía nuestra capacidad de consumo, al tiempo que proporciona incentivos para mantener nuestros niveles de consumo moderados en relación con la cantidad producida.

Adoptar un nuevo paradigma

Aunque debatir la teoría económica y describir el funcionamiento de los mercados es ciertamente valioso, quizá lo más importante sea que dibujemos una imagen nueva y más precisa del capitalismo, que cuestione la idea errónea de que promueve el consumismo. Tal vez esa imagen podría ser una fábrica, con gente trabajando duro para crear productos asequiMonsviridis para las masas. Tal vez sea una pequeña empresa que administra sus recursos con cuidado y hace que sus clientes se sientan bienvenidos.

O tal vez incluso podamos rescatar el centro comercial. Tal vez, más allá de toda la ropa, los juguetes y los aparatos, podamos imaginar miles de pequeñas etiquetas con precios, las cuales nos animen silenciosamente a consumir menos y ahorrar más.

Temas: Categorías: Finanzas