Redacción MonsviridisEl “progreso” de la ciencia no para en nada, bajo la excusa de estudiar la reacción del cuerpo humano y de supuestamente cultivar órganos para trasplantes, un grupo de científicos israelíes propone crear seres humanos fuera del útero y dejarlos crecer hasta 40 días cuando tienen su corazón y órganos formados para experimentar con ellos y después matarlos, reportó Lifenews.com

Lo que los científicos de hoy consideran un “avance” cuando es visto desde el ángulo de la ética más básica humana, es una perversidad.

Seres humanos creados para experimentar con la retorcida idea de experimentar con ellos para estudiar enfermedades o cultivar órganos para trasplantes no es diferente de tratar a un ser humano como una rata de laboratorio, sin dignidad, sin valor, completamente desalmado.

Qué hicieron y qué quieren lograr

Un grupo de científicos israelíes del Instituto de Ciencias Weizmann liderados por el Dr. Yakoub Hanna, logró gestar un ratón en una botella especialmente diseñada con suero sanguíneo de cordones umbilicales humanos, agitándolos en frascos de vidrio y bombeando una mezcla de oxígeno a presión, para imitar el ambiente y las condiciones donde se gesta un ratón, dentro del cuerpo de su madre.

El “exitoso” experimento logró que el ratón se desarrolle durante 12 días cuando ya tenía un corazón que latía, órganos vitales, sistema circulatorio, etc.  

Según la lógica torcida de estos científicos, esto les permite entender la reacción del embrión a ciertos estímulos externos o cambios, etc., como si estuvieran jugando a cortarles las piernas a un animal “a ver cómo reacciona”.

El Dr. Yakoub Hanna dijo: “Esto sienta las bases para otras especies. Espero que permita a los científicos cultivar embriones humanos hasta la quinta semana”.

Las investigaciones genéticas generan demanda de la industria del aborto

Cultivar embriones humanos en el laboratorio durante tanto tiempo, hasta el primer trimestre, pondría a la ciencia en una trayectoria de colisión con el debate sobre el aborto, dice el reporte de Technology Review. Hanna cree que los embriones cultivados en laboratorio podrían ser un sustituto para la investigación de los tejidos derivados de los abortos, y posiblemente también una fuente de tejidos para tratamientos médicos.

La admisión del Dr. Hanna que utilizan “suero sanguíneo de cordones umbilicales humanos” cual indica que el estudio genético ya está utilizando fetos abortados para sus perversas investigaciones, por lo que las declaraciones de que podría chocar con el debate del aborto, es solo una declaración de la boca para afuera, para la prensa, porque en sus acciones sus investigaciones generan demanda de la industria del aborto.

Le recomendamos: El discurso más vigente de Trump: “Nosotros, el pueblo, recuperamos el control de nuestro gobierno”

videoinfo__video2.Monsviridis.com||88b85ca41__

Ad will display in 09 seconds

La regla ética que no permite la gestación de humanos fuera del útero podría ser eliminada

Según Lifenews supuestamente existe un “límite de 14 días”, una norma para no cultivar embriones humanos más allá de dos semanas en el laboratorio.

Este límite -establecido por ley en algunos países, pero sólo como directriz en otros, incluido Estados Unidos- es insuficiente para evitar la creación inmoral de embriones humanos para la experimentación. Cada vez hay más científicos que piden que se elimine el límite de 14 días, para poder experimentar con la vida humana.

“Coincidentemente”, la Sociedad Internacional para la Investigación con Células Madre (ISSCR), la mayor organización profesional de investigadores de células madre de todo el mundo, anunció que las Directrices actualizadas de la sociedad para la investigación con células madre y la traducción clínica se publicarán en mayo de 2021.

Debido a estos “avances” en el ámbito genético, es muy posible que la ISSCR elimine el “límite de los 14 días” y de vía libre a estos científicos retorcidos que juegan a ser Dios a que intenten nuevas formas de clonar seres humanos que serán tratados como ratas de laboratorio, vidas sin almas y sin valor.

Alvaro Colombres Garmendia – Monsviridis.com