Redacción Monsviridis – Felicitaron a un repartidor del sur de California por salvar la vida de un niño pequeño que transitaba una calle muy concurrida por la noche.

Gerson Tavares no dudó en dejar de trabajar tras ver a un niño pequeño correr delante de su vehículo por la calle muy transitada, Burbank Boulevard, a unos 16 kilómetros al noroeste del centro de Los Ángeles.

Tavares pospuso su última entrega de comida del día para recoger al niño de 2 años que solo llevaba una camiseta y un pañal. El pequeño había cruzado al menos cuatro carriles de tráfico sin ninguna franja intermedia.

“Cada vez corro más, se que si me salgo del carril, los conductores son incapaces de ver al niño”, dijo según CBS Los Ángeles.

El repartidor hizo señas al tráfico en movimiento. Después de que los conductores accedieran a detenerse, finalmente trasladó al niño a un lugar seguro frente a una iglesia.

“Cuando los conductores se detuvieron, yo… cogí al niño en brazos”, dijo según la emisora. “Gracias a Dios”.

Cree que el niño no se dio cuenta de los vehículos que se acercaban porque estaba demasiado ocupado jugando con una “tablet de juegos, todo el tiempo”.

El hijo de Tavares, Igor, está muy orgulloso del acto heroico de su padre.

“Era el hombre adecuado en el lugar adecuado, haciendo lo correcto y, para mí, lo que me hace sentir más orgulloso de él fue lo rápido que actuó”, dijo. “Reacción rápida, tal y como espero que reaccione mi padre, ya sabes: mi héroe, quiero a este tipo”.

El padre declinó humildemente ser admirado por su valiente y noble acto.

“No soy un héroe, Dios es un héroe”, dijo Gerson.

Los agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles localizaron a los tutores de los niños y se reunieron con ellos. El Departamento de Servicios Infantiles y Familiares de California está investigando el incidente, según Shareably.

Amy Laurence – Monsviridis.com