Redacción Monsviridis – Cuando gobernaba Lula, Brasil se convirtió en un importante financista de los gobiernos de izquierda en la región.

Inclusive muchos regímenes, como el de Venezuela, nunca devolvieron el dinero.

Sin embargo, con la llegada de Bolsonaro al Palacio de Planalto, las cosas cambiaron y todo indica que, las deudas deberán ser pagadas.

En 2009, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva concedió un millonario préstamo a su homólogo venezolano, Hugo Chávez.

Se trataba de un crédito de 747 millones de dólares para financiar las obras de expansión del Metro de Caracas.

Tras doce años del cuestionado acuerdo, Bolsonaro aseguró este lunes que la deuda se mantiene impaga y que es necesario destapar la «caja negra».

videoinfo__video2.Monsviridis.com||d3dc74e15__

Ad will display in 09 seconds