Redacción MonsviridisTanto el secretario de estado de EE. UU. Anthony Blinken como el secretario de asuntos exteriores británico, Dominic Raab, condenaron al régimen iraní por un ataque de drones a una embarcación comercial que navegaba por el mar de Omán el pasado 29 de julio y que dejó dos muertos como saldo.

El 29 de julio pasado, el barco llamado Mercer Street, un buque petrolero que es manejado por la compañía israelí Zodiac Maritime, fue atacado por ‘drones suicidas’ en el mar cerca de Omán.

Según el Jerusalem Post, el barco se dirigía de Dar es Salaam (Tanzania) a Fujairah (Emiratos Árabes Unidos) cuando, al parecer, fue atacado por un dron al noreste de la isla omaní de Masirah.

El primer dron no logró dañar el barco, pero el segundo impactó en la sala de tripulantes y como resultado un capitán rumano y un oficial de seguridad británico murieron.

Los ‘drones suicidas’ son vehículos aéreos no tripulados con cargas explosivas que explotan cuando aterrizan en el objetivo. Irán ha aumentado sus capacidades en los últimos años y dispone de vehículos aéreos no tripulados con un alcance de más de 1.600 km, tipos que pueden transportar misiles y otros que pueden programarse para realizar ataques de precisión estrellándose contra objetivos.

Según la inteligencia israelí, esta tecnología es utilizada por grupos terroristas financiados y dirigidos por el régimen iraní que lanza sus ataques indirectamente utilizando grupos como Hamas, Hezbollah, Yihad Islámico de Palestina, los Houthis, etc.

“Tras revisar la información disponible, estamos seguros de que Irán llevó a cabo este ataque, en el que murieron dos personas inocentes, utilizando vehículos aéreos no tripulados explosivos de un solo uso, una capacidad letal que está empleando cada vez más en toda la región”, dijo el secretario Blinken.

Por su lado, el secretario de exteriores británico dijo que “el Reino Unido condena el ataque ilegal e insensible cometido contra un buque mercante frente a la costa de Omán, en el que han muerto un británico y un rumano. Nuestros pensamientos están con los amigos y la familia de los fallecidos en el incidente”.

“Creemos que este ataque fue deliberado, dirigido y una clara violación del derecho internacional por parte de Irán”, dijo Dominic Raab. “Las evaluaciones del Reino Unido han llegado a la conclusión de que es muy probable que Irán atacara el MV Mercer Street en aguas internacionales frente a Omán el 29 de julio utilizando uno o más vehículos aéreos no tripulados (UAV)”.

Le recomendamos: La INQUIETANTE VERDAD DETRÁS de las INUNDACIONES en China

videoinfo__video2.Monsviridis.com||1ed56abae__

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD Monsviridis.com: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Teherán niega haber participado del ataque.

La condena por parte de Estados Unidos bien podría significar un alejamiento del posible acuerdo nuclear que Irán demanda a la administración Biden firmar y el cual el expresidente Trump anuló afirmando que el acuerdo solo le daba el dinero necesario al régimen para seguir incrementando su armamento nuclear.

Al mismo tiempo, tanto Reino Unido como Estados Unidos están analizando qué medidas tomar en respuesta al ataque iraní.

“Estamos trabajando con nuestros socios para considerar nuestros próximos pasos y consultando con los gobiernos de la región y de fuera de ella sobre una respuesta adecuada, que se dará próximamente. Una vez más, ofrecemos nuestras condolencias a las familias de las víctimas”, declaró Blinken.

Según una editorial del Jerusalem Post, los drones iraníes y la tecnología de los drones son ahora una importante amenaza emergente. Desde el Líbano todo el camino a través de Siria e Irak hasta el Golfo Pérsico y luego al Golfo de Omán y Yemen, extendiéndose miles de kilómetros y potencialmente poniendo en peligro barcos y fuerzas estadounidenses y muchos aliados y socios.

Irán puede estar dando señales de que atacará utilizando drones en el mar afirmando que son respuestas a los ataques israelíes en Siria o en otros lugares.

Alvaro Colombres Garmendia– Monsviridis.com