El régimen chino anunció que intervendrá en Alipay, el conocido servicio de pagos de Alibaba. Esta sería una nueva estrategia de Pekín para arrebatarle a Jack Ma el lucrativo negocio de los prestamos en línea.

El régimen chino pretende derribar la conocida aplicación de pagos de Alipay, perteneciente al gigante tecnológico Alibaba, según informó este lunes el diario Financial Times. De esta forma, el PCCh evidenciaría sus intenciones de apoderarse del rentable negocio de los préstamos en línea.

En un país como China este servicio es esencial. Debido a que prácticamente no circula efectivo y la mayoría de las transacciones se realizan a través de smartphones. Así, en un nuevo intento por presionar a las tecnológicas nacionales, Pekín intervendrá drásticamente en la empresa del multimillonario Jack Ma.

Anteriormente, los reguladores estatales ya habían instado a Ant Group a separarse en dos grandes divisiones de préstamos. Una dedicada al servicio de pagos, llamada Huabei, que funciona análogamente a las empresas de tarjetas de crédito. Y por otro lado, una centrada en los préstamos en línea, Jiebei, que opera con base en microcréditos.

Sin embargo, eso no parece suficiente para el gigante asiático. La compañía deberá además ceder al régimen los datos de todos los usuarios que han solicitado préstamos en su plataforma. La información será entregada a una agencia de calificación crediticia que es contralada parcialmente por el Estado.

De esta manera, la empresa afiliada a Alibaba perderá su capacidad de analizar con independencia los créditos de sus clientes. Y por el contrario, será el PCCh quien tenga la última palabra.

Todos contra las tecnológicas

Durante el último tiempo, el régimen de Xi Jinping ha intensificado las restricciones contra las grandes compañías tecnológicas. En esta «lucha entre gigantes» Ant Group, la firma FinTech mejor valorada del mundo, ha sido una de las principales afectadas.

En noviembre del año pasado por ejemplo, el país asiático canceló su salida en la bolsa de Shanghái y Hong Kong. Esta iba a ser la Oferta Pública Inicial (IPO) más grande de la historia, con un valor de de 37000 millones de dólares para la sociedad de Jack Ma. No obstante, esto no estaba entre los planes de China, que castigó al empresario debido a sus críticas a los reguladores financieros locales.

Más recientemente, en abril de 2021, Pekín impuso a Alibaba una histórica multa de 18000 millones de yuanes, equivalente a 2750 millones de dólares. La capital china acusó al consorcio empresarial de «violar las normas antimonopolio», al abusar de su posición dominante en el mercado durante varios años.

María José Olea Álvarez – Panampost.com