Redacción BLesEl 18 de junio, el gobernador de Texas, Gregg Abbott, tal como había advertido con anterioridad, vetó parte de un proyecto de ley que financia la legislatura del estado en respuesta a una huelga organizada por los demócratas el mes pasado cuando abandonaron la Cámara con la intención de bloquear la aprobación de un proyecto de ley de reforma electoral sobre el cual no estaban de acuerdo.

El domingo 30 de mayo por la noche, los legisladores republicanos en Texas estaban a punto de aprobar un amplio proyecto de ley electoral que fomentaría algunas de las restricciones de votación más sólidas del país, y los demócratas que lo rechazaban realizaron una huelga para impedir el quórum necesario para que sea votado.

“Estábamos decididos a acabar con este proyecto de ley de cualquier manera que pudiéramos”, dijo el presidente del Comité Demócrata de la Cámara de Representantes de Texas, Chris Turner, quien orquestó el intento.

El Proyecto de Ley 7 pasó por la cámara alta del Senado estatal y luego se trasladó a la Cámara de Representantes de Texas para ser votado antes de llegar al escritorio del gobernador Greg Abbott para su firma. El Partido Republicano en la actualidad tiene una mayoría de 83-67, lo que significa que era casi seguro que el proyecto de ley sería aprobado.

Ante un intento desesperado por bloquear la aprobación del proyecto, los demócratas recurrieron a abandonar la Cámara en forma colectiva antes de que comenzara la sesión de votación final.

The New York Post informó que Turner dirigió la táctica enviando un mensaje a los miembros del partido a las 10:35 pm hora local que decía: “Miembros, tomen su llave y salgan de la cámara discretamente. No vayas a la galería. Sal del edificio “. 

La actitud tildada de “cobardía” de los demócratas que no cumplieron su rol como legisladores fue rechazada desde el comienzo por los republicanos presentes y sobre todo por parte del gobernador Abbott, quien criticó la medida y advirtió que tomaría acciones al respecto con sanciones destinadas a cancelar los pagos de aquellas personas que no realicen adecuadamente su trabajo. 

Al día siguiente del escándalo el gobernador estatal Greg Abbott respondió advirtiendo a los legisladores que suspendería sus pagos.

Le recomendamos: AGENDA 2030 – El GRAN REINICIO ya está LLEGANDO…

videoinfo__video2.bles.com||bdac34ac7__

Ad will display in 09 seconds

“Vetaré el artículo 10 del presupuesto aprobado por la legislatura. El artículo 10 financia el poder legislativo. No se paga a los que abandonan sus responsabilidades. Estén atentos”, declaró Abbott en un comunicado publicado en Twitter.

Tres semanas después, Abbott cumplió con su advertencia y publicó un comunicado en el que informa haber vetado la sección del presupuesto estatal que financia la Legislatura de Texas, su personal y agencias legislativas.

Abbott dijo que “no se deben proporcionar fondos para aquellos que renuncian a su trabajo antes de tiempo, dejando a su estado con asuntos pendientes y exponiendo a los contribuyentes a costos más altos para una sesión legislativa adicional”.

“Por lo tanto, me opongo y desapruebo estas asignaciones”, confirmó el gobernador.

Como era de esperar, la medida sin precedentes generó fuertes críticas entre los demócratas afectados. Mientras tanto, el vicegobernador Dan Patrick, quien preside las audiencias del Senado, expresó su apoyo al veto propuesto por Abbott y dijo que la medida podría obligar a los demócratas a regresar para una sesión especial.

Patrick también mencionó que el veto de Abbott afecta el presupuesto del año fiscal que comienza en septiembre, por lo que, si los legisladores regresan al recinto para una sesión especial antes de esa fecha, podrían aprobar un presupuesto suplementario para restaurar esos fondos.

Andrés Vacca – BLes.com